lunes, junio 17

EVANGELIO DEL DÍA

0
98

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Lucas 16,1-8

En aquel tiempo, decía Jesús a sus discípulos:
«Un hombre rico tenía un administrador, a quien acusaron ante él de derrochar sus bienes.
Entonces lo llamó y le dijo:
“¿Qué es eso que estoy oyendo de ti? Dame cuenta de tu administración, porque en adelante no podrás seguir administrando”.
El administrador se puso a decir para sí:
“¿Qué voy a hacer, pues mi señor me quita la administración? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa”.
Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero:
“¿Cuánto debes a mi amo?”.
Este respondió:
“Cien barriles de aceite».
Él le dijo:
«Toma tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta”.
Luego dijo a otro:
“Y tú, ¿cuánto debes?”.
Él dijo:
“Cien fanegas de trigo”.
Le dice:
“Toma tu recibo y escribe ochenta”.
Y el amo alabó al administrador injusto, porque había actuado con astucia. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su propia gente que los hijos de la luz».

Palabra del Señor
🌾 MEDITACION DEL EVANGELIO🌾

Lc. 16, 1-8: La fe es salud.

1) Un juez:

En esta figura me imagino esa persona altanera de la vida. No le importa lo religioso, cree que lo tiene a Dios en el bolsillo y le encanta controlar todo. Por supuesto que algo que lo movió o la movió a ello son sus éxitos logrados, como también los golpes que le dio la vida. Es esa persona que siempre anda diciendo «mejor solo que mal acompañado», porque la única compañía en su vida sería un espejo, es decir un reflejo de él. Es más fácil que caiga nieve en diciembre por Tucumán que se le saque una sonrisa. Vos y yo tenemos algo de esto, aunque sea un cachito.

2) La viuda:

Es lo contrario, una mujer que confía en Dios pero también hace todo lo que está a su alcance. Comprende que en la vida hay un 50 y 50. Un poco de vos y otro de Dios. Ella descubre que la insistencia da un resultado. Domo dice el famoso dicho argentino «el que no llora, no mama». ¿Hoy como esta tu oración? ¿Sos orante?¿Tenés una dedicación de hablar con Dios de tus proyectos y problemas?

3) La fe:

La fe es un don, no es soplar y hacer botellas. La otra vez me contaba una amiga que sus hijos tenían amigos ateos. Le preocupaba… pero hay que enseñar que la fe es un regalo y si alguien busca la fe es necesario acompañarlo. La fe se propone y no se impone. La fe se la pide y no se la compra. La fe es lo más hermoso que me tocó, porque es mi motivación a seguir esta vida día a día. Algo bueno está por venir.