miércoles, abril 24

EVANGELIO DEL DÍA

0
81

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Lucas 10, 1-9

El Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir. Y les dijo:
«La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino.
Al entrar en una casa, digan primero: «¡Que descienda la paz sobre esta casa!» Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes.
Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; curen a sus enfermos y digan a la gente: «El Reino de Dios está cerca de ustedes.»

Palabra del Señor
🌾 MEDITACION DEL EVANGELIO🌾

Lc. 10, 1-9:

💫Los eligió y los envío.

1) Designó:

Es Jesús quien te elige. Es Él el centro y nosotros lo llevamos a Él. Vos te convertís en discípulo por y para Jesús. La elección que Jesús hace sobre ti es para que estés cerca de Él y desde Él salir a anunciarlo. Ese anuncio es desde la elección y desde el estar con Él. Búscalo a Jesús, métete en Él.

2) Envió:

Un seguidor de Jesús no puede ser quedado, debe generar, producir, marcar. Y lo primero que genera es fraternidad y paz. El enviado de Jesús está invitado a sanar y aliviar al pueblo. En esto no me refiero solo al sacerdote, sino también al catequista y a cada uno de los que integran la Iglesia, la comunidad. Debemos ser personas que alivian, no que pongan peso y corran a los hermanos. No podemos seguir corriendo a gente de la iglesia por nuestras mañerías, o nuestras tonterías.

3) No lleven:

La clave es ponerse en las manos de Jesús. Es ponerse en las manos de Él y caminar sabiendo que Dios te pone personas concretas para que las evangelices e ilumines. Hoy tenés que ir sin prejuicios y sin juicios propios, tenés que ir sabiéndote que desde esa presencia de Jesús Él mismo te da la gracia para enfrentar las cosas. Abandónate al Espíritu Santo y tendrás paz. Algo bueno está por venir.