miércoles, mayo 29

EVANGELIO DEL DÍA

0
61

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Juan 2, 13-25

Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas: «Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio.»
Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: El celo por tu Casa me consumirá.
Entonces los judíos le preguntaron: «¿Qué signo nos das para obrar así?»
Jesús les respondió: «Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar.»
Los judíos le dijeron: «Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y Tú lo vas a levantar en tres días?»
Pero Él se refería al templo de su cuerpo.
Por eso, cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado.
Mientras estaba en Jerusalén, durante la fiesta de Pascua, muchos creyeron en su Nombre al ver los signos que realizaba. Pero Jesús no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba que lo informaran acerca de nadie: Él sabía lo que hay en el interior del hombre.

Palabra del Señor
🌾 MEDITACION DEL EVANGELIO🌾

Jn 2, 13-25:

💫Dios no es comercio

1) Subió a Jerusalén:

Vos y yo tenemos que aceptar que hay alguien o algo que nos hace sufrir, pero debemos aceptarlo para enfrentarlo, porque no se puede encontrar solución a lo que no se acepta y enfrenta. Claro que duele, pero es ir no para morir, sino para resucitar y revivir. No escapes a lo que te daña, sino enfréntalo para que acabe lo que te ataca.

2) Hecho:

Jesús es claro, y corre a las personas que no toman como sagrado lo que es de Dios, no negocia con los que quieren negociar hasta con Dios. No negocies con los que quieren negociar con tu vida o le faltan el respeto a tu vida, porque no van a cambiar. Saca de encima de tu vida a los que no respetan tu misma vida. Perdón que sea claro, pero si no haces un corte puede que te negocien tu vida y se queden con ganancias en sus vidas a cuesta tuya.

3) No se fiaba:

Aprendamos a ser prudentes, fíjate a quién le cuentas tus cosas y qué ventilas por las redes sociales. No publiques todo. Hay veces que por confiar en muchos terminas sin ninguno. Hoy pedí a Jesús saber conocerte para aceptarte y aceptarte para vos mismo enfrentarte. Y cuídate por favor, no dejes que te negocien. Algo bueno está por venir.