EVANGELIO DEL DÍA *Lucas (13, 31-35):*

0
240

*EVANGELIO DEL DÍA*

💫

*Lucas (13, 31-35):*


En aquella ocasión, se acercaron unos fariseos a decirle: «Márchate de aquí, porque Herodes quiere matarte.»Él contestó: «ld a decirle a ese zorro: «Hoy y mañana seguiré curando y echando demonios; pasado mañana llego a mi término.» Pero hoy y mañana y pasado tengo que caminar, porque no cabe que un profeta muera fuera de Jerusalén. ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como la clueca reúne a sus pollitos bajo las alas! Pero no habéis querido. Vuestra casa se os quedará vacía. Os digo que no me volveréis a ver hasta el día que exclaméis: «Bendito el que viene en nombre del Señor.»»
*Palabra del Señor*

MEDITACION DEL EVANGELIO *
*Lc. 13, 31-35: *


*Hacer lo que hay que hacer.*


*1) Te buscan: *
Jesús tiene en claro que no todos lo quieren, pero esto no lo hace reorganizar su vida, al contrario, la asienta. Porque es claro que si estás haciendo la voluntad de Dios y estás haciendo lo que te hace feliz, lo que te corresponde, harás mucho bien pero también a muchos no les va a gustar. Siempre pone en la balanza, lo que venís haciendo y su efecto positivo y su efecto negativo o simple chismerío. Seguro que también tendrás Herodes que tratarán de liquidarte, yo también tengo y vos seguro… pero que no te detenga a esa misión tan hermosa para la que fuiste elegido.


*2) Tengo que hacer: *
Que el chisme y la gente que te quiere poner palos en la rueda no te detengan a las cosas hermosas que podés hacer en esta vida. No dejes que, el quedar bien con todos, o el simple miedo te lleven a dejar de curar a tanta gente y de cambiarle la vida a muchas personas. Seguí haciendo esas cosas lindas que hacés, seguí esforzándote por aquel futuro que ves claro, seguí luchando por eso que te marca tu vida y no dejes que esos Herodes te apaguen la llama que hay en vos.


*3) Reunir: *
La unidad es lo que Dios busca y es la cual el hombre siempre tendrá como deuda. Cómo nos cuesta ser unidos y cuánto se nos pega la división y la individualidad. Hoy pidamos por nuestra Iglesia para que sea más unida, por nuestra patria para que sea más unida y por nuestro mundo. Como diría el Martín Fierro «que los hermanos sean unidos, esa es la ley primera. Si no, nos devoran los de afuera».