Fin de la tregua:Alberto cruzó duramente aCristina por su crítica a las organizaciones sociales

0
105

El Presidente agradeció el apoyo de las agrupaciones y destacó el gran trabajo de los “compañeros” para que la argentina “no explote”.

La tensa calma que sobrevolaba el Frente de Todos, finalmente cedió ante el discurso de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, quien criticó duramente el papel de las organizaciones y la cantidad de planes sociales que hay en el país.

Las palabras de la ex mandataria generaron enojos en varios dirigentes políticos y sobre todos en los referentes de los movimientos sociales, tanto aliados como ajenos. Sin embargo, la voz que más se hizo notar fue la del Presidente Alberto Fernández, quien objetó a su compañera de fórmula al decir: “Que nuestras diferencias no nos hagan decir cosas injustas”.

En ese sentido, el mandatario aprovechó el lanzamiento del III Foro Mundial de Derechos Humanos, que se realizará en la ciudad de Buenos Aires en mayo del año próximo, para aclarar que muchos de los referentes “trabajaron para que la Argentina no explote” y colaboraron para evitar que haya “un estallido social”.

Les quiero agradecer a las organizaciones que estuvieron al lado nuestro ayudándonos a contener a los sectores vulnerables, llevando solidaridad donde la solidaridad no existía, llevando compromiso donde el compromiso no existió”, referenció Fernández.

Además, el Jefe del Gobierno nacional, disparó algunos dardos hacia su Vice, planteando que hay dificultades que “algunos les cuesta ver” y recalcó que “el problema de la Argentina no está en los necesitados”.

Mi eterna gratitud a cada una de esas organizaciones”, sostuvo esta mañana Fernández, aunque aclaró que no convalida las “picardías” de aquellos dirigentes que se aprovechan de la distribución de la ayuda estatal, aunque remarcó que no hay que generalizar.

El contrapunto entre las cabezas del Gobierno del Frente de Todos, tiene lugar, luego de que ayer, durante un acto de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) en  la localidad bonaerense de Avellaneda, la vicepresidenta reclamó que haya menos planes y que el Estado recupere el control y la auditoría de estos programas, al mismo tiempo que proclamó: “si Evita los viera”, en una clara referencia al Movimiento Evita, con el que está enemistada desde que rompieron el bloque legislativo durante la gestión de Mauricio Macri.

Cristina Kirchner se ganó el enojo, no solo de los movimientos opositores al Gobierno, sino que generó un fuerte rechazo de las propias filas oficiales, sobre todo de aquellos referentes más cercanos al albertismo.

Además, utilizó el día en que se conmemora el paso a la inmortalidad de Manuel Belgrano, al que pretendió homenajear al vestirse emulándolo, para criticar el método político de su propio partido, diciendo: “El peronismo no es depender de un dirigente barrial para que me dé el alta y la baja”.

Ante la soberbia de la Presidenta del Senado, Alberto Fernández remarcó: “Acuérdense, hagan memoria. Cuando nosotros llegamos, la verdadera discusión era cuánto tiempo va a pasar para que en la Argentina haya un estallido social, cuánto tiempo va a pasar para que ocurra el primer saqueo, cuánto tiempo va a pasar para que la gente se levante demandando comida. Nada de eso pasó y en gran medida es porque las organizaciones sociales estuvieron acompañándonos, estuvieron al lado de los más necesitados, de los más vulnerables”, sentenció en mandatario.