Fondo de Reparación Histórica: 6 obras que no se concretaron

0
366

En medio del inevitable pago de intereses por la deuda contraída por el Fondo de Reparación Histórica, todavía no hay claridad sobre las obras y el destino del dinero.

El Fondo de Reparación Histórica sigue siendo al día de hoy una de las grandes sospechas que dejó el gobierno de Juan Manuel Urtubey, porque de las obras y el dinero, no hay rastros. Lo que sí, la provincia debe seguir pagando religiosamente millones y millones en montos de intereses por obras de infraestructura que quedaron inconclusas o, peor aún, ni siquiera se comenzaron a realizar. Solo por el Fondo del Bicentenario y el Fondo de Reparación Histórica, la provincia debe pagar 22 millones de dólares.

El préstamo contraído hace nueve años por Carlos Parodi y que estuvo bajo control de Rodolfo Urtubey sigue dejando ver en la provincia las consecuencias financieras, ante la que se aproxima un nuevo vencimiento. Pero ¿Las obras están? Veamos:

La planta depuradora de Orán, para las que se asignó una partida de 33 millones, todavía no inició. Juan Cruz Curá, senador del departamento, elevó un pedido de informe al Ministerio de Infraestructura y/o a Aguas del Norte sobre el estado físico y financiero de la obra considerada vital para miles de familias oranenses. Al día de hoy, y con la devaluación del peso argentino, la obra costaría por lo menos cinco veces más, según informó el periodista Nicolas Bignante.

El nuevo Mercado Municipal de Orán, valuado en casi 15 millones de pesos tampoco pudo ver la luz. El traslado de los trabajadores que desempeñan su actividad allí quedó truncó y debieron conformarse con abastecer de frutas y verduras en depósitos en precarias condiciones. Fue reemplazado por un  Nuevo Paseo de los Artesanos, más costoso pero de dimensiones mucho menores que las planeadas.

En Morillo, se había planificado la terminal de ómnibus, que hoy es una estructura de cemento totalmente cubierta de árboles. La obra debía terminarse en 2015, pero tras la salida de la intendenta Marcela Carabajal, las obras se paralizaron. De los dos millones de pesos pagados poco se sabe.

En Pichanal, y por 14 millones, se debía realizar una planta de líquidos cloacales y colectora máxima. La empresa ganadora del proyecto fue MEGA SRL, de propiedad de Carlos Berruezo, hermano de la ex funcionaria urtubeicista del mismo apellido. Al día de hoy solo se puede observar un terreno demarcado, caños tirados en el piso y vecinos que siguen sufriendo las inclemencias de tener aguas cloacales cerca suyo. Algo similar sucede en Santa Victoria Este, uno de los territorios más golpeados por la falta agua potable en redes domiciliarias. Los últimos números disponibles antes de ser eliminados de la base de datos daban cuenta de que el avance físico de la obra era de un 21%, mientras que los desembolsos llegaban al 50% del presupuesto total.

En Yrigoyen se licitaron los planos para una planta purificadora en 6,5 millones y pese a que no había ni terrenos para realizar la obra, una vez más MEGA fue la beneficiada con el proyecto, y por supuesto, el pago del 30% del presupuesto oficial ($1.958.603,32) fue realizado, aunque no se levantó ni un ladrillo.

Por último, el proyecto de electrificación para la ciudad de Tartagal y las comunidades originarias estuvo valuado en siete millones, pero como la mayoría de las obras del FRH, no se concretó. Se pagaron poco más de tres millones y solo se colocaron postes de madera. Años más tarde, fue la misma Municipalidad de Tartagal la que se hizo cargo de la obra, con montos de entre 13 y 22 millones en los años 2018 y 2019.

Cabe recordar que  la Provincia, a través de la Ley No 7691 sancionada el 17/11/2011 y promulgada el 24/1 1/2011, fue autorizada a emitir títulos de deuda por un monto de hasta $220.0000.000 garantizados con los recursos provenientes de las regalías hidrocarburíferas. Ese dinero integró el denominado Fondo de Reparación Histórica para la realización de obras en los departamentos de San Martín, Orán y Rivadavia.

Por Enrique Briones

f: Opinorte