Fraude al Estado: Un entramado familiar y policial en el robo del comisario

0
360

El gerente bancario, un empleado y un policía se negaron a declarar. La fiscalía dio más detalles de la artimaña.

Los operativos se realizaron el jueves.

En las últimas horas se conocieron más ramificaciones, familiares y laborales, de cómo el comisario Hugo Alberto Colantuono logró transferirse unos 300 mil dólares de una cuenta judicializada a una suya, lo que configura el delito de fraude a la administración pública. Además, cobra fuerza la acusación de falsedad de instrumento público. En la maniobra, según la línea de investigación, fue clave la ayuda del gerente de la sucursal de zona norte del Banco Macro, Ricardo Gabriel Fath, de Jesús Ángel Mendoza, asistente operativo de la misma casa bancaria. El otro imputado es Andrés Esteban Fath, hermano del gerente y efectivo policial dependiente laboral de Colantuono.

Ayer la fiscal penal de la Unidad de Delitos Económicos Complejos, Ana Inés Salinas Odorisio, imputó a Ricardo Fath (34 años), Andrés Fath (30) y a Jesús Mendoza (62) por la comisión del delito de fraude a la administración pública y falsedad de instrumento público, todo en concurso real y en calidad de coautores. Los tres optaron por no declarar. En la misma causa, ya estaba acusado el comisario Colantuono.

La audiencia de imputación se concretó luego de la audiencia de control de legalidad correspondiente. Los hermanos Fath y Mendoza fueron detenidos el jueves, luego de distintos allanamientos coordinados por el Departamento de Investigaciones y Criminología del CIF; mientras que Colantuono fue capturado e imputado la semana pasada.

Según consta en las actuaciones, los imputados actuaron de común acuerdo y con división de tareas y ejecutaron la maniobra defraudatoria, consistente en presentar ante el Banco Macro sucursal Tribunales un oficio apócrifo, en el que se consignaba la cancelación de un plazo fijo judicial y posterior transferencia por la suma de 298.898,07 dólares.

La maniobra

La transferencia se realizó desde la cuenta perteneciente a un juicio sucesorio en trámite ante el Juzgado de Primera Instancia Civil y Comercial Primera Nominación, a una cuenta caja de ahorro en dólares del Banco Masventas, de titularidad de Colantuono.

Desde el Banco Macro señalaron que se presentarán como querellantes, ya que también se vieron afectados en la maniobra defraudatoria.

Para ello, Ricardo Fath y Jesús Ángel Mendoza realizaron los trámites en la entidad bancaria para concretar la trasferencia al Banco Masventas. Tal operación permitió que Colantuono pueda disponer del dinero de manera discrecional.

El oficio judicial falsificado que ordenaba la cancelación de una cuenta a plazo fijo y posterior transferencia fue firmado el 5 de julio de 2019 y no existe en el expediente judicial de origen. El dinero fue retirado el 29 de julio del mismo año por caja en el Banco Masventas y desde una cuenta a nombre de Colantuono.

La maniobra contó con la participación de Andrés Esteban Fath. Todo ello, -dijo Salinas Odorisio-, generó un perjuicio patrimonial de importancia a la Provincia de Salta, en razón de haberse declarado vacante la herencia de Vanja Dvornik, fallecida en enero de 2014.

f:ElTribuno