sábado, julio 20

Ganadores y perdedores en la interna de JxC tras el resultado en Córdoba

0
129

Nota extraída de TN por Adrián Ventura

La derrota de De Loredo significó un freno a las victorias que venía hilvanando la coalición opositora. El electorado cordobés volvió a desmarcarse de la grieta.

Daniel Passerini (Hacemos Unidos por Córdoba), candidato del peronismo de Juan Schiaretti, será el nuevo intendente de la capital cordobesa. Juntos por el Cambio, que llevó al radical, Rodrigo De Loredo, recibió un duro golpe electoral, y cortó una racha de triunfos previo a las PASO nacional.

Si bien el domingo se ensayó una foto de unidad, ya que De Loredo -que forma parte de Evolución, el sector de la UCR que comanda el senador Martín Lousteau- recibió apoyos durante la campaña tanto de Horacio Rodríguez Larreta, como de Patricia Bullrich, y especialmente de Mauricio Macri, cuya figura sigue pesando en suelo cordobés, hubo claros ganadores y perdedores hacia dentro de la coalición opositora tras el test electoral en Córdoba.

Uno de los grandes cuestionamientos que recibió Larreta, ya iniciada la campaña electoral, fue cuando exhibió públicamente sus intenciones de realizar un acuerdo electoral con el peronismo cordobés de Juan Schiaretti. La presión del ala dura de la coalición fue más fuerte y el jefe de Gobierno debió recular. Sin embargo, tras la derrota del domingo, la lectura sobre el electorado de esa provincia pareció haber sido el correcto y podrían haberlo capitalizado el resultado de otra manera.

Del lado de los grandes derrotados está, además del propio De Loredo, Lousteau, su jefe político que apostó a la potencialidad territorial del radicalismo en el interior del país. Dentro en este lote también se puede ubicar a Bullrich, que lideró la contraofensiva al plan de sumar a Schiaretti a JxC.

Si bien la provincia de Córdoba ha sido definida muchas veces como antikirchnerista e incluso resultó uno de los aspectos fundamentales para el triunfo presidencial de Mauricio Macri en el balotaje de 2015 contra Daniel Scioli, se trata de un electorado muy localista.

El resultado del último domingo en favor de Passerini es sólo una pequeña muestra en ese sentido. Significó un respaldo al gobernador Schiaretti, quien buscará anclarse en los cordobeses para su incursión como candidato presidencial en fórmula con Florencio Randazzo.

Schiaretti prácticamente desde el primer momento de iniciada su gestión mantuvo una postura dialoguista y no se embanderó con ninguna de las dos coaliciones y sus referentes más importantes.

En Córdoba ratificaron un modelo de gestión que se centró en la obra pública con fondos propios -tanto en la provincia como en la capital- y que se mantuvo por fuera tanto del kirchnerismo como del macrismo.

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, junto al intendente electo, Daniel Passerini (Foto: Facebook @SchiarettiOk).
El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, junto al intendente electo, Daniel Passerini (Foto: Facebook @SchiarettiOk).

Córdoba viene votando hace más de 20 años por fuera de la grieta cuando tiene un candidato propio. El fallecido gobernador, José Manuel De la Sota, fue un claro ejemplo de ello y Schiaretti mostró una continuidad de esa tendencia.

A diferencia del resto del país, pesa mucho el localismo cordobés, hay un importante componente de reconocimiento a la gestión. Es por eso que el resultado electoral del domingo en favor de Passerini tiene lógica. Votan distinto, votan local.