viernes, septiembre 30

Grabois redobló la apuesta:“Prefiero hablar ahora y no cuando empiecen los saqueos”

0
81

El líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) refrendó sus palabras luego de asegurar que podría correr “sangre en la calle” si el Gobierno no reacciona

Luego de encabezar este miércoles una jornada de protesta que cerró con un duro discurso en el que criticó a Alberto Fernández y lo emplazó a implementar el salario básico universal, Juan Grabois redobló la apuesta en una entrevista televisiva.

“Prefiero decir estas cosas ahora y no lamentarme cuando empiecen los saqueos”, expresó el líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) en diálogo con C5N y no dudó en afirmar que el estallido social podría darse en “semanas o meses”.

“Los gobiernos que se fueron indecorosamente cayeron por estallidos sociales”, sostuvo y agregó que “para que haya estabilidad política tiene que haber estabilidad económica y para que haya estabilidad económica tiene que haber estabilidad social. Esto lo decía Evo Morales”.

En ese sentido, afirmó que “no hay forma de que exista [estabilidad social] con estos niveles crecientes de pobreza y la falta de reacción con medidas sociales del Gobierno”. Visiblemente enojado, añadió: “Para mí, este argumento estilo [Margaret] Thatcher que decía ‘no hay otro camino’, ¿Cómo que no hay otro camino? ¿Cuántos millones de dólares hay en las silobolsas? ¿No se les ocurre nada para que esa fortuna que está en la tierra de nuestra patria se convierta en reservas del Banco Central?”.

Luego volvió a criticar a Fernández. “El Presidente tiene que sentir la presión de los pobres, no de los ricos. Es joda esto. Hace lo que ellos quieren”. Según su óptica, el Gobierno “no está dispuesto hasta ahora a hacer lo que hay que hacer porque le tiene miedo a determinados sectores, que no son los populares. No es temor ni necesidad, es miedo y obediencia”.

Críticas al Gobierno

En este país es todo caro menos jorobar al pueblo -continuó-. Estuvieron en un cumple, pero se terminó. Que empiecen a ordenar las cosas ajustando arriba, no abajo. Ahora hay un ajuste permanente sobre los sectores populares, sobre los jubilados de la mínima, los trabajadores pobres e informales”.

“Si no hay presiones de los sectores populares y sindicales, el Gobierno va a tomar malas decisiones, como ha hecho hasta hoy. Todos los días una mala decisión porque había que conformar a otros que no eran el pueblo que lo votó. Ningún gobierno en la historia argentina se fue por aumentar el salario mínimo, las jubilaciones o poner un refuerzo de ingresos para los sectores populares, todo lo contrario”, sostuvo.

Alberto Fernández y Juan Grabois
Alberto Fernández y Juan GraboisArchivo

Sobre la crisis económica, dijo: “Hay dos formas de resolver el déficit: una es no invertir y otra es recaudar más. ¿Hay 14.000 millones de dólares tirados en el campo y lo que se les ocurre es hacer un dólar especial para ellos? No se les cae una idea”.

Con foco en forzar al campo a liquidar los granos, dijo: “¿No saben cómo presionar a los megamultimillonarios de la Argentina? ¿A las cerealeras y los terratenientes que tienen las silobolsas? Cuando el Presidente convoque a luchar por la redistribución de la riqueza con una orientación clara todos lo vamos a apoyar. El problema es que no está convocando a eso, no está peleando para recaudar más”.

“El problema es que acá no hay ningún proyecto de país, eso acá está claro. Pero no le pedíamos eso Alberto, sino que haya menos pobres y más y mejor trabajo. No únicamente más trabajo de mierda en la informalidad. Las cifras maravillosas que muestran son de los empleos más precarios que hubo en la Argentina en los últimos años”, cuestionó.

Sobre la macroeconomía, reconoció que “es muy compleja”: “Siempre hemos tenido problemas. ¿Lo vamos a arreglar ahora? No, ahora hay que tratar de bancar el parche, pero no a costa del hambre de la gente. Las medidas extraordinarias que se toman son por acción u omisión. Hambrear a la gente es una medida por omisión. Es lo mismo ponerse la gorra con la gente y no con la gente que tiene 14.000 millones de dólares en granos”.

Respecto a los saqueos, dijo que “es un escenario obvio” si continúan creciendo los niveles de pobreza. “El deterioro adquisitivo de la clase media y baja está llevando a la pauperización absoluta”, afirmó.

Cuestionamientos a los sindicatos, Cristina Kirchner y Martín Guzmán

Grabois también tuvo dardos para los sindicatos: “No entiendo como le explican a la gente que le hicieron cinco paros a Cristina [Kirchner], cuatro a [Mauricio] Macri y ahora está todo joya, no pasa nada. Los trabajadores no tienen ningún problema, los asalariados están muy bien”.

Consultado por la vicepresidenta, dijo que su relación “es muy buena”, pero ahora está “en otro modo”. “Me interesa concentrarme en el tema concreto. Hay una cuestión que tienen que resolver los grandes dirigentes políticos del país que no se está resolviendo”.

Cristina Kirchner y Juan Grabois
Cristina Kirchner y Juan GraboisTwitter

En ese sentido, agregó: “[Cristina] no tiene ojo para elegir candidatos, eso es su responsabilidad. Después tiene el mérito de haber construido la estrategia para sacarlo a Macri. Hay que sopesar eso, qué sé yo. Ahora estoy viendo una situación desesperante, así que lo que pasaba hace tres años me importa filosófica o intelectualmente, pero en la cotidianeidad lo que la gente está demandando son medidas concretas, no explicación históricas sobre por qué las cosas pasaron como pasaron”.

“Si ves los índices de desarrollo humano, Bolivia se está argentinizando y Argentina se está bolivianizando. ¿De quién es la responsabilidad?”, se preguntó, antes de cuestionar la gestión de Martín Guzmán al frente del Ministerio de Economía: “No tiene calle, formación política, ni sensibilidad con la gente. El tipo se va, hace la suya, deja a todo el mundo culo para arriba y es gratis”.

Sobre Silvina Batakis dijo que “ella asume una responsabilidad institucional”. “No voy a hacer batakisología. Me hubiese gustado que se plante de otra forma frente a la situación. Que diga ‘yo no voy a hacer ninguna expansión fiscal, voy a reorientar la recaudación y el gasto”.

Si la crisis la pagan los pobres, el gobierno deja de ser popular, pasa a ser otra cosa. No es lo que votamos. Los militantes no pusimos a un tipo para que la pobreza aumente -sentenció-. Para que haya equilibrio fiscal, hay que meterle al 1% la mano en el bolsillo y sacarle la que se llevan a costa de todos. Eso es lo que hay que hacer. La naturaleza de un gobierno popular es confrontar con los grupos concentrados de poder económico para redistribuir la riqueza que, por la dinámica del capitalismo, se concentra ahí arribita. Si no hace eso es otra cosa”.

Y añadió: “Están llevando a la gente a una situación muy fea, que se puede resolver con una implosión del entramado social que es lo que pasó durante los últimos años, degradación, degradación, degradación, o con un estallido. Y yo no sé qué es peor. También se puede resolver con un gobierno que empiece a tomar medidas que resuelvan los problemas de la gente. Al sector privado, paguen un poquito más, porque tan mal no les fue”.

Juan Grabois en la protesta en Plaza de mayo de organizaciones sociales
Juan Grabois en la protesta en Plaza de mayo de organizaciones sociales

“Nosotros estamos dispuestos a poner el cuerpo por nuestro pueblo. Veo que se está acabando el tiempo y que el Gobierno no está reaccionando. Entonces, lo que nosotros tratamos de hacer es ayudarlo a que comprenda que, para cumplir con la Constitución y con el mandato por el que fue elegido, tiene que tomar medidas que resuelvan los problemas de los jubilados más pobres, de los trabajadores del sector público y privado más pobres y de los sectores de la economía popular e informalizada. ¿Hasta dónde va a llegar [la crisis]? Hasta que reaccionen”, cerró.

El discurso de la polémica

Grabois encabezó durante el miércoles una jornada de protesta con más de 50 concentraciones y cortes de rutas en todo el país para reclamar la puesta en marcha de un salario básico universal que alcance a unos siete millones de pobres e indigentes. En ese contexto, le envió un fuerte mensaje al Presidente: “No nos salgas a decir que hay que calmar a los mercados: vení y calmanos a nosotros, porque hay algunos gauchos y gauchas acá que estamos dispuestos a dejar nuestra sangre en la calle para que no siga habiendo esta hambre en la Argentina”.

“Es muy fácil, Alberto, es muy sencillo el reclamo -prosiguió-. Alberto, que por lo menos no estemos debajo de la línea de indigencia. ¡Mirá a lo que llegamos, a pedirte que no haya extrema pobreza en uno de los países más ricos del mundo! ¡Si no hay para que salgamos de la pobreza, por lo menos que no haya indigentes!”, exclamó.

Desencajado, el dirigente cerró su crítica a Fernández: “¿Para qué te pusimos ahí? ¡Para que haya menos pobreza, no para que haya más! ¡Es matemática, hermano! ¡Y si no te gusta el salario universal, inventá otra cosa, traé una propuesta mejor!”.

f:La Nación