Grupo Grobocopatel, en jaque

0
97
El presidente de la firma, Gustavo Grobocopatel, aseguró que la agroindustria se destaca como uno de los sectores por los que el país deberá apostar para recuperarse del escenario económico que dejará la pandemia. Sin embargo, su empresa agropecuaria lleva cuatro años seguidos cerrando en rojo los balances, con pérdidas que se acercan a los $ 310 millones.

El futuro que se avecina no parece prometedor. Las consultoras proyectan para mitad de año un achicamiento del tamaño de la economía cercano al 20%, medido entre los últimos dos años. Argentina se encamina a registrar la peor recesión económica de su historia y a ello hay que sumarle la situación de “default técnico” en la que entró el país por no pagar US$ 503 millones de intereses que se vencían.

Sin embargo, algunas mediciones y proyecciones privadas pretenden ser optimistas frente a lo que se viene. Tal es el caso de Gustavo Grobocopatel quien, como disertante en una charla via Zoom que reunió a empresarios y economistas de todo el país el pasado 13 de mayo, apostó todas sus fichas a la agroindustria como uno de los sectores que más relevancia tendrá para que la Argentina logre recuperarse en el escenario económico pospandemia. Un análisis que rápidamente puede ser cuestionado por su dificultad de alcance teniendo en cuenta que en los últimos cuatro años, la firma Los Grobo -comandada por el empresario- terminó sus ejercicios económicos con signo negativo.

La presión de su deuda en dólares generó que en seis meses -entre 2019 y principios del 2020- se registrara una pérdida que asciende a los 300 millones de pesos. En el mismo ejercicio pero del año anterior, la firma acumulaba un resultado negativo de $1.234 millones.

A pesar de su situación, el “Rey de la Soja” planteó que si se mantiene el crecimiento del agro -según la proyección del Plan Estratégico Agropecuario (PEA), de 2014-  se podrían generar 100.000 puestos de trabajo y aportar un crecimiento a la economía del 3% del PBI, aclarando que “solo las actividades que tengan una plataforma tecnológica” van a poder crecer. Por el contrario, la mayoría de los economistas anticipa una caída del PBI no menor al 7% y perciben un riesgo de estancamiento prolongado para los años siguientes.

La Argentina se encuentra lejos de recrear las condiciones de confianza con los inversores que pretende el presidente de Los Grobo. El consultor Salvador Di Stefano, especializado en mercados agropecuarios advierte sobre el bajo nivel de inversiones, y que la distorsión del mercado cambiario hará que los exportadores retengan su producto, porque les resulta conveniente financiarse a la tasa de 24% en pesos mientras la devaluación esperada es del 42%.

El empresario, quien considera que “la globalización va a seguir, con todo lo bueno y lo malo”, augura un futuro de “oportunidades increíbles” para el agronegocio y la agroindustria, sin tener en cuenta que las condiciones para un repunte fuerte no son las mismas que durante la crisis del 2001, cuando los precios de los productos agrícolas que exportaba la Argentina eran altos.

A éstos problemas, se les suman informes que anticipan una fuerte sequía para el próximo verano, lo cual limita el aporte de la campaña 2020/21.

Los Grobo, empresa que se encarga de distribuir fertilizantes líquidos, a granel y en bolsa, agroquímicos y semillas, y a su vez, suministra agroinsumos para la producción propia, se encuentra -al igual que la mayor parte de las empresas argentinas- en un escenario económico incierto. No sólo por los pronósticos pospandemia establecidos que advierten años de estancamiento, sino también por las propias deudas que, en un contexto de “no crecimiento”, difícilmente puedan ser saldadas.