Guzmán resiste los embates del kirchnerismo y saca cuentas antes de reunirse con el FMI

0
137

En el ministerio de Economía no desconocen los dardos internos que vuelan por inflación y subsidios. «La inflación es prioridad», aseguró Guzmán. Después de las negociaciones por energía, revisa números para actualizar metas con el Fondo

Subeditora de Economía y PolíticaActualizado el 10/04/2022 16:40 ESCUCHAR3:00 minutos Leer más tarde

 Martín Guzmán no desconoce los embates que recibe a diario desde los sectores internos más cercanos a Cristina Kirchner y las operaciones que buscan su salida del Ministerio de Economía. A su regreso del viaje a Brasil para asegurar la provisión de energía eléctrica, el funcionario resiste detrás de la revisión de los números de energía de cara a la primera evaluación del Fondo Monetario (FMI) en mayo.

El titular del Palacio de Hacienda sigue defendiendo su plan para estabilizar la macroeconomía. La revisión del FMI estará más centrada en revisar el impacto de la guerra en Ucrania y la inflación global en los números acordados para el programa que en el cumplimiento en sí, según reconocieron desde el mismo Fondo. Allí hay dos metas centrales a redefinir: el rango de inflación y el recorte en subsidios energéticos, previsto en 0,6% del PBI.

Para la energía, después de las negociaciones con Chile, Bolivia y Brasil, más la disponibilidad de GNL para el invierno, el Gobierno recalcula costos por el aumento del petróleo y gas. Pero uno de los hitos que debe cumplirse para la primera misión es realizar una audiencia pública por el mercado mayorista de electricidad antes de fin de este mes.

Las políticas por los precios de la energía y los alimentos son dos ejes de los reclamos internos 

La inflación es hoy el principal blanco de los dardos que dispara el kirchnerismo, con el secretario de Comercio Interior Roberto Feletti a la cabeza, que reclama que el Ministro se haga cargo de la política antiinflacionaria, aunque tampoco Máximo Kirchner deja pasar que el dato de marzo de inflación será muy malo, por arriba del 6%

diferencias de diagnóstico

«La inflación es prioridad en la política económica», aseguró desde Brasil Guzmán, pero las diferencias internas son de diagnóstico. 

El ministro plantea una baja del déficit fiscal y su financiamiento monetario -base del acuerdo con el FMI- aunque con un enfoque «multicausal» que incluye acuerdos de precios. 

Para Feletti, que presentó una batería de canastas que en algunos casos demorarán 40 días para poner en marcha, como la canasta de proximidad, la presión hoy viene de los precios internacionales y se necesita desacoplar los precios con retenciones. Para eso promueve una vuelta a niveles anteriores, por ejemplo, de los derechos de exportación al girasol.  

La próxima semana, en tanto, Guzmán tendrá un primer acercamiento con los funcionarios del Fondo en el marco de la reunión de primavera del organismo, a la tiene previsto viajar aunque se espera la confirmación oficial.