sábado, septiembre 26

“Hay prácticamente un colapso en todo el sistema de salud”, advierten médicos terapistas

0
81

“Somos solo 40 los intensivistas aproximadamente en Salta”, dijo el representante de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva en la provincia, Oscar Muñoz, quien considera necesario volver a la Fase 1 del confinamiento.

A través de una dura carta, los médicos de terapia intensiva de la Argentina decían sentir que habían perdido la batalla y que los habían dejado solos con sus pacientes en los sanatorios. En Salta la sensación es compartida y aun más alarmante ante el saturado sistema de salud de la provincia, en medio de una pandemia que cada vez registra más contagios y muertes por coronavirus.

“Tenemos mucha preocupación y angustia”, manifiesta Oscar Muñoz, representante de la Sociedad de Terapia Intensiva en Salta, quien advierte un colapso de todo el sistema sanitario.

Desde su casa, aislado y sobrellevando la enfermedad de este virus, el médico explicó que en toda Salta hay aproximadamente 40 intensivistas. “Y la mayoría está en la capital”, señala.

Admite que siempre fueron escasos los profesionales en esta área, pero en este contexto se resiente el trabajo en esos pocos que ven “caer” a diario a colegas y compañeros, infectados por el covid-19.

“En la evolución de la pandemia, inicialmente la veníamos ganando, pero en este último mes hay una gran demanda. Si bien eran números que se estaban esperando, la cantidad de casos ha aumentado de forma exponencial estos días, que no nos da tiempo para atender a tantos pacientes”, asegura Muñoz. La falta de recursos humanos en todo el sector es el principal problema, según explica.

Pero también resalta la alta y alarmante ocupación de camas en hospitales y clínicas. “Casi todas las salas generales están llenas, tanto en el sector público como en la parte privada”, describe.

“2% del total de los casos son pacientes críticos, con riesgo de muerte. No se abastece a todos, pese a que Salta capital tiene 15 centros con terapia intensiva. Hay prácticamente un colapso de camas de todo el sistema de salud; esa es la realidad”, revela el médico, Jefe del Programa de terapia intensiva del hospital San Bernardo.

Ante la gran demanda, Muñoz destaca la intensión del nuevo ministro de Salud de Salta, Juan José Esteban, de ampliar los hospitales, priorizando la internación de los pacientes que tengan esta patología en situación crítica.

Asimismo, avala la idea de volver a la fase 1 de la cuarentena, para reducir las posibilidades de contagios en Salta. “Sería una medida atinada. Eso daría algo de respiro para los centros de salud, y así pudieran ver una disminución de contagios. Es sabido que hasta ahora es la única medida preventiva”, sostiene.

Cursando el sexto día de la enfermedad, y saliendo del cuadro de insuficiencia respiratoria con el que se encontraba, Muñoz pide nuevamente a la sociedad confinarse y “cuidar ciertas normas preventivas que son simples y muy importantes”.

“Mucha gente no lo ha realizado. Es más, hay gente que se ha manifestado en contra de la cuarentena. Esas manifestaciones a nosotros, los médicos, nos duelen mucho porque estamos tratando de resolver las patologías de los pacientes, que muchos ya han muerto y vemos que otra gente todavía no tomó conciencia de esta situación”, se lamenta.

“Por ese motivo insistimos que haya responsabilidad civil para evitar mayor contagio y se logre la disminución de la circulación del virus”, insiste.

A la vez, manifiesta su preocupación por el personal de salud que se vio infectado y debió alejarse de su trabajo. “Yo tengo colegas que están al borde, están muy complicados, con respirador y pidiendo plasma. Por whatapp piden donantes. Esta situación que está pasando todo el equipo de salud es lamentable. Es más, hay algunas enfermeras que ya han muerto”, se apena.

“El personal de salud está al frente de la batalla, trabajando en forma continúa con todos los problemas que tenemos: el agotamiento, el estrés y el riego de poder llevar el virus a nuestra familia”, dice y, por eso, pide un comportamiento solidario de todos los salteños frente a esta pandemia que está poniendo en jaque el sistema de salud.