miércoles, abril 24

Inflación crónica: cuáles fueron los billetes argentinos con mayor pérdida de poder adquisitivo de la historia

0
208

Una consultora analizó la cantidad de ceros que se agregó o quitó a la moneda nacional y las veces que se reemplazó el signo monetario.

Uno de los flagelos que más se sostiene a lo largo de la historia argentina, es el de la inflación y la pérdida de poder adquisitivo de nuestra moneda. Aunque este parece un fenómeno muy actual, lamentablemente en nuestro historial económico hubo muchos momentos de tensión monetaria.

Por ello, la consultora Focus Market, identificó cuales fueron los cuatro billetes que más poder de compra perdieron históricamente y aunque no es de sorprender, uno es de vigencia actual.

En los últimos 40 años hemos destruido 4 signos monetarios y erosionamos en meses en el poder adquisitivo del ingreso de los argentinos y nadie ha podido ponerle fin a la destrucción del valor de nuestra moneda”, indicó el director de la consultora, Damián di Pace.

Es que según analiza el estudio, en el primer puesto se ubica el papel de un millón de pesos ley, el más abultado de la historia, que se emitió el 25 de noviembre de 1981, en plena dictadura militar, y al poco tiempo fue perdiendo su valor, 4 años después dejó de circular, ya que había perdido el 100 % de su valor.

“La situación económica fue tan crítica que las cantidades usuales de dinero no entraban en las máquinas de calcular de esa época, es por ello que se dio inicio al fin del curso legal”, sostiene el informe.

Otro billete que pasó a la historia fue el de 10.000 pesos argentinos, el cual tuvo su fecha de emisión en abril de 1985, para que luego de 39 meses en julio de 1988, pleno gobierno de Raúl Alfonsín, tras una inflación promedio de 650%, este billete perdiera todo su valor.

Más adelante, se cambió al signo monetario de Australes, con el billete de 500.000 como el más alto, el cual tuvo su primera emisión en noviembre de 1990 y con una fecha de desmonetización en enero de 1993, con Carlos Menem en la presidencia, es decir que en 27 meses el austral perdió la totalidad de su valor.

Este recorrido histórico, nos trae al presente, en donde tenemos al papel moneda de 1.000 pesos, como el de mayor denominación, el cual se emitió en noviembre del 2017 con un valor en dólares de 51,87. Pero al llegar al 2022 con una serie renovada, solo alcanza un valor en dólares de 3,70.

“La pérdida de valor de la moneda y más específicamente del billete de mayor denominación del país solo es una muestra del deterioro que genera la inflación a todos los elementos de la economía”, aseveró Di Piace.

El especialista analizo que “hay un proceso de aceleración de la variación de precios y pérdida del poder adquisitivo del peso Argentino muy fuerte”.

Mientras que, según explicó, “El gobierno tiene problemas para seguir financiando sus déficit fiscal colocando deuda en el mercado local. Y un leve revés del mercado ante este escenario puede incrementar la emisión monetaria con mayor circulación de pesos, impactando sobre los precios, caída de la demanda y pérdida del poder adquisitivo de nuestra moneda”, concluyó el economista.