Informe de la UCA: en uno de cada cuatro hogares la cuarentena generó deudas

0
115
El Observatorio de la Deuda Social Argentina publicó un nuevo informe con datos obtenidos en medio del aislamiento. Si bien se muestra el impacto de los aportes estatales para contener la situación social, se profundiza la situación de vulnerabilidad estructural en la Provincia y en la Ciudad. La Universidad Católica Argentina (UCA), mediante su Observatorio de la Deuda Social Argentina, publicó un nuevo informe llamado “Impacto social de las medidas de aislamiento obligatorio por covid-19 en el área metropolitana de Buenos Aires”. Allí analiza el actual contexto de vulnerabilidad social en medio de la pandemia y de qué manera influyó la ayuda estatal para contener el deterioro.

Una de las conclusiones preliminares es que existió un gran flujo entre los hogares que tenían déficit de ingresos el año pasado y los que lo tienen actualmente. Es decir, muchos empeoraron su situación pero muchos otros la mejoraron. Igualmente, Agustín Salvia, titular del Observatorio, considera que el saldo general es un “empobrecimiento estructural de la población” en el período analizado.

En esa línea, en diálogo con El Cronista, Salvia analiza que la situación previa a la pandemia no era buena, y que estábamos “con estanflación y sin perspectivas de recuperación”. En ese contexto, cree que “el gobierno reaccionó y puso un set de programas sociales para parar la crisis y reducir la pobreza”. Igualmente, considera que, “si bien fue un enorme esfuerzo, ha resultado insuficiente. Amortigua el impacto de la crisis, pero no la detiene”. Además, avizora que “cuanto más se extienda la cuarentena, el impacto será mayor”.

En cuanto al estudio, en primer lugar analiza el impacto de la cuarentena en los ingresos de los hogares. Para el 18,8% de los consultados la caída de los ingresos fue mayor al 50%. Para el 38,8%, mientras tanto, hubo una reducción pero menor al 50%. El 37,1% se mantuvo igual y el 5,3% aseguró haber tenido un incremento de ingresos en términos nominales.

Los hogares en los que cayó el ingreso fueron proporcionalmente más en el conurbano que en la capital. En el primer lugar treparon hasta el 62,7%, mientras que en el segundo llegaron al 42,9%. Según detalla el estudio, fueron más perjudicados aquellos que estaban bajo la línea de pobreza en 2019 y los que tienen niños en el hogar.

Por otro lado, si bien no se detalla la cantidad de pobres, se muestran otros indicadores que permiten entender la magnitud de la crisis actual. En este sentido se analiza el porcentaje de adultos con déficit de ingresos en el hogar. Se calcula, para una familia de dos adultos y dos niños, $26.000. Se puede ver que el año pasado el 86,5% no tenía déficit contra el 13,5% que sí lo tenía. Este año, el porcentaje que tiene déficit trepó al 29,4%. Es decir, un aumento de casi 16 puntos porcentuales.

Se desprende en este punto que hubo un gran flujo entre quienes mejoraron y quienes tienen una situación peor a la del año pasado. Entre los hogares que no tenían déficit en 2019, uno de cada cuatro ahora sí lo tiene. Pero a la vez, entre quienes sí tenían déficit el año pasado, dos de cada cinco salieron de esa situación.

En otro apartado se analiza la inseguridad alimentaria de los hogares. Entre el año pasado y este aumentó del 18,3% al 19,9%. El crecimiento fue mayor entre quienes no eran pobres el año pasado y quienes residen en el conurbano bonaerense.

La medición de la inseguridad alimentaria severa registró un aumento más pronunciado: pasó del 5,8% al 8,6%. Aquí los pobres de 2019 sí fueron los más afectados: mientras que el 11% de ellos tenía inseguridad alimentaria severa, este año el porcentaje creció a 19%.

El estudio registra también la asistencia realizada por el Estado a los hogares, ya sea mediante el Ingreso Familiar de Emergencia, bonos extraordinarios por AUH o jubilaciones, tarjeta Alimentar, viandas o bolsones de alimentos o retiro de alimentos en comedores. El 51% de los hogares encuestados fue alcanzado por lo menos por uno de estos beneficios. La ayuda llegó más a las familias del conurbano y a las que tienen niños.

Por último, el estudio se enfoca sobre otro tema que enciende alarmas: el endeudamiento en el hogar. Un cuarto de los encuestados aseguró tener una deuda, ya sea con familiares, amigos, entidad financiera, empresa o comercio. Esta situación se agrava en el conurbano, entre los hogares con niños y en el nivel socioeconómico muy bajo.

El relevamiento se llevó a cabo entre el 7 y el 10 de mayo en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Se utilizaron 500 hogares entre los 1770 que se habían encuestado el año pasado. Salvia explica que el relevamiento no fue nacional por una cuestión de costos y que espera poder volver a hacerlo con alcance a todo el país en el próximo estudio.

f: Cronista