miércoles, octubre 28

Intentó vender su moto y fue estafado con $1,5 millones

0
117

Un joven de 21 años es la víctima de un nuevo caso de ciberdelito. Lo engañaron diciéndole que se comunicaban desde el banco.

El jueves último un joven de 21 años denunció, junto a su padre, la estafa de casi 1 millón y medio de pesos. Las entidades bancarias vienen informando que desde el inicio de la cuarentena se incrementó el ciberdelito. Una de las víctimas fue Walter de 21 años, quien intentó vender una moto y fue estafado. Ocurrió el jueves, radicó la denuncia en la Comisaría 23 de Colonia Santa Rosa.

Desde que se decretó el aislamiento preventivo y obligatorio por la pandemia del COVID-19 el tiempo frente a una computadora o un celular aumentó de manera significativa. Las acciones que habitualmente solían hacerse fuera de casa, ahora se trasladaron al ciberespacio. Walter contó que hace poco más de un mes viralizó en distintas redes sociales la venta de una motocicleta, sin suponer que un ciberdelincuente estaría al acecho para emboscarlo.

El miércoles 7 del corriente mes recibió un mensaje de un usuario de la red social Facebook quien dijo estar interesado en el vehículo. Se presentó como Víctor G., intercambiaron números de teléfonos celulares y siguieron «chateando» a través de WhatsApp. El supuesto interesado le dijo que le realizaría una entrega de 100.000 pesos a la cuenta bancaria a modo de «seña». El engaño había comenzado sin que Walter sospechara nada. Minutos después volvieron a contactarse y el comprador trucho le dijo que no había podido hacer la operación por haberse «excedido» en la cantidad de transferencias. Le anticipó que desde el «banco Macro» se iban a contactar con Walter y así fue.

La estafa

Un falso empleado del banco se contactó con Walter, pero a través de un número privado. Inmediatamente le pasó con el supuesto contador de la entidad, identificado según la denuncia como Raúl A., quien le contó que de manera exitosa su cuenta «había subido de categoría» y debía realizar lo antes posible una transferencia de su cuenta a otra.

Las entidades bancarias vienen informando que desde el inicio de la cuarentena -20 de marzo- este tipo de delito sigue en ascenso.
 

A través de un relato bien armado y hasta coherente, al damnificado lo convencieron de ir hasta el cajero para realizar la transferencia. Se acercó y después de varios intentos «fallidos», se terminaron retirando creyendo que no habían realizado ninguna transacción. Al día siguiente volvieron a contactarse desde el banco y siguieron los mismos patrones de estafa que habían realizado 24 horas antes con Walter, y tampoco tuvieron suerte, contó el joven.

Para darle una solución, el falso contador le propuso darle la cuenta de su esposa con clave incluida donde efectivizaron un préstamo de 94.000 pesos. El jueves, Walter se acercó hasta la institución bancaria junto a su padre donde se llevaron la enorme sorpresa de que le faltaba casi un millón y medio de pesos en su cuenta bancaria, desconociendo quién podría haber realizado la transferencia.