lunes, junio 17

Italia tiene un nuevo atractivo turístico: el puente tibetano más alto de Europa

0
79

Construido para revitalizar una región afectada por un sismo de 2016 se transformó en un gran atractivo turístico

Se denomina tibetano a un tipo de puente colgante que se caracteriza por tener la base de tablones y estar sujeto por cables de acero o sogas tanto en su base como en sus laterales, para ofrecer seguridad a quienes lo quieran cruzar.

Recientemente se inauguró en Italia el Puente Tibetano de Sellano que es el más alto de Europa, ubicado en la región de Umbría. A nivel global, el Puente Tibetano de Sellano se sitúa como segundo en longitud después del Sky Bridge 721 de la República Checa, pero lidera en Europa en cuanto a altura.

En este caso el puente tiene una estructura de acero y madera con una pendiente de 68 metros y una característica particular: una ruta con lamas de conexión espaciadas entre sí. También es una obra pensada para impulsar el turismo en una zona gravemente afectada por un terremoto ocurrido en el 2016.

Esta estructura une Borgo de Sellano con Castillo de Montesanto, dos localidades separadas por el lago del Vigi. Este hito de la ingeniería no solo simboliza un logro arquitectónico sino también una potencial revitalización turística para el “cuore verde” de Italia, según Attilio Gubbiotti, el alcalde de Sellano, el municipio donde se encuentra el puente.

Turistas en el puente tibetano más alto de Europa

Bajo el lema “Sé valiente, respira y déjate llevar por tus sensaciones”, el municipio de Sellano invita a conocer este puente que tiene 517,5 metros de largo y 1.023 escalones. Ofrece a sus visitantes una experiencia única al caminar a una altura de 175 metros sobre el nivel del valle, durante un trayecto que dura entre 30 y 45 minutos.

“El objetivo estratégico de esta obra es el desarrollo de una oferta turística temática capaz de prolongar la estancia de los visitantes en la zona ofreciendo otros lugares menos contaminados por el turismo de masas como los pequeños pueblos de Valnerina y el río Menotre, incluido Sellano. El sistema de puentes tibetanos proporcionará empleo con la posibilidad de abrir nuevos negocios“, afirma el alcalde de Sellano.

El costo de la construcción ascendió a casi 1,5 millones de euros, financiados a través del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia del Ministerio de Turismo y el Banco Europeo de Inversiones con fondos destinados a la recuperación sísmica de la región del centro de Italia. La expectativa detrás de este monumental proyecto es reactivar la economía local y ofrecer una nueva atracción turística para extender así el tiempo de permanencia de los visitantes en la región. Además fomenta la exploración de los pequeños pueblos cercanos menos conocidos.

“El puente es un ejemplo virtuoso de inversión para revitalizar este territorio también en el ámbito turístico”, afirmó la consejera regional de Turismo de Umbría, Paola Agabiti. “Esta comunidad, a pesar de haber sido puesta a prueba por el terremoto de 2016, ha demostrado un gran apego al territorio y ciudadanos y empresas han seguido viviendo e invirtiendo en el lugar donde nacieron y donde residen, demostrando una fuerte resiliencia”.

El puente no solo ofrece vistas panorámicas del paisaje, sino que también exige una preparación de seguridad específica para quien desee cruzarlo, que incluye el uso de casco, arnés y guantes. Se permite el acceso solo a personas que superen los 120 cm de altura, con una capacidad máxima de 90 personas por hora. La admisión al puente cuesta 25 euros por un solo trayecto y 35 euros por un recorrido ida y vuelta y brinda a los aventureros una dosis de adrenalina y una experiencia inolvidables.

En la inauguración, en marzo pasado, participaron el presidente de la Asamblea Legislativa de Umbría, Marco Squarta, el senador italiano y comisario extraordinario para la reconstrucción tras el terremoto, Guido Castelli, y el empresario de Umbría, Brunello Cucinelli. Participó toda la comunidad local, pero también muchos turistas que llegaron a Sellano desde los municipios vecinos, interesados conocer en el puente.