jueves, julio 18

Javier Milei sorprendió a todos con su teoría del «rebote del gato muerto»: qué significa y por qué le pega a Guzmán de cerca

0
323

El legislador de La Libertad Avanza dijo una vez más que el ajuste «lo debe pagar la política», criticó duramente el proyecto del ministro de Economía al que tildó de «invotable» y esbozó una particular teoría.

Milei en su primera sesión como diputado en el Congreso

Como José Luis Espert durante la discusión en comisión, Javier Milei criticó duramente el proyecto de ley de Presupuesto 2022 durante la sesión especial en la Cámara de Diputados, y le enrostró a Martín Guzmán la teoría «del rebote del gato muerto»

El diputado porteño por La Libertad Avanza protagonizó uno de los momentos más tensos al definir a la iniciativa del ministro de Economía como «una montaña de inconsistencias». «Es absolutamente invotable, una falta de respeto para todos los argentinos y, obviamente, es el camino a una nueva crisis«, lanzó.

QUÉ DIJO MILEI SOBRE EL PRESUPUESTO 2022

«Los liberales libertarios de La Libertad Avanza nunca vamos a apoyar un presupuesto que tenga déficit fiscal, porque es inmoral. Si lo financia con deuda, castiga a las generaciones futuras, gente que no nació ni votó y le estamos cargando la fiesta con impuestos futuros; también es inmoral financiarlo con emisión monetaria», afirmó Milei en su discurso. 

Y agregó: «Se tiene que llegar al equilibrio fiscal, pero no a base del sector privado, sino con el esfuerzo de la política. Esta vez el ajuste lo tiene que pagar la política».

Visiblemente indignado, el economista dio cuenta de los errores de la iniciativa.

«Hay inconsistencias en la inflación, en la actividad, en el empleo, en salario real, en el tipo de cambio y en la tasa. Esto es un desastre. No lo pasa ni siquiera un alumno básico de macroeconomía. Esto es un escándalo. Pero no solo eso, sino que el presupuesto además está obsoleto porque planeaban incrementar el gasto en un 40% y hoy sería 20%. Eso prueba que está mal hecho y que no lo van a cumplir, por eso mandaron 54 artículos de la galera para incrementar el gasto», acusó.

En esa línea, apuntó a Guzmán: «Supongamos que, por obra de arte, estos números se cumplieran, habría un burako fiscal de u$s 12.000 millones de financiamiento. Cuando se ponga a rascar la olla, como mucho van a sacar 6000. ¿De dónde van a sacar los restantes? ¿Le van a manotear la guita a los depositantes los encajes en dólares o, como se dijo, estamos anunciando implícitamente un default? El riesgo país se va a ir a la estratosfera. Se va a derrumbar todo».

La expresión es bastante gráfica: se basa en la idea de que todo objeto rebota al llegar al suelo (en este caso, un gato muerto) si cae desde una distancia suficiente, pero vuelve a caer tras esa subida pequeña. 

¿Qué es el rebote del gato muerto que Milei le enrostró a Guzmán?

Milei cuestionó los datos obsoletos usados para las proyecciones del Presupuesto 2022 y se refirió al proyecto de Guzmán como «el rebote del gato muerto».

«Un presupuesto es una proyección y parte de un conjunto de datos de inicio. El ministro Guzmán trajo datos viejos. Los datos son de hace tres meses, hoy supuestamente la economía se expande un 10%, el auténtico rebote del gato muerto le decimos los economistas«, aseveró.

El concepto es muy utilizado entre los analistas bursátiles (dead cat bounce en inglés) para describir el comportamiento de las acciones. La expresión es bastante gráfica: se basa en la idea de que todo objeto rebota al llegar al suelo (en este caso, un gato muerto) si cae desde una distancia suficiente, pero vuelve a caer tras esa subida pequeña. Y así se refleja en el recorrido de un índice o una acción: primero cae bastante, luego vuelve a subir un poco, pero al poco tiempo vuelve a caer. 

La expresión empezó a utilizarse en Wall Street tras el colapso bursátil de 1987, donde la mayor parte de bolsas del mundo cayeron en picada. 

La crítica de Milei por el valor del dólar en el Presupuesto 2022

En otro tramo de su discurso, Milei arremetió contra el titular del Palacio de Hacienda por la previsión del tipo de cambio del Presupuesto.

«¿Acaso alguien cree que el tipo de cambio puede ser $ 131 cuando hoy está en $ 200 en el paralelo? Si fuera así, les pido que me los vendan todos y yo se los pago de acá a un año con la tasa de interés que paga el Banco Central. No me los va a vender nadie», analizó.