Jennifer Aniston contó el secreto de su “eterna juventud”

0
87
Se trata de un plan de alimentación que ya está siendo implementado por muchas personas dentro del ámbito de la televisiónJennifer Aniston se declaró otra fanática del “ayuno intermitente”, un plan de alimentación, que requiere ayunar durante 16 horas al día y comer sólo durante un período de ocho horas. Según contó la actriz de 50 años al medio británico Radio Times, no ingiere comida en la mañana y hasta el mediodía. “Noté una gran diferencia al no comer alimentos sólidos durante 16 horas”, comentó.

Aniston dijo que sólo toma jugos verdes y café por las mañanas y que además meditaba, hacía ejercicio y alimentaba a sus perros. La ingesta de sólidos comienza avanzado su día.

Pero, ¿en qué consiste el ayuno intermitente? ¿Todos pueden hacerlo? ¿Cuáles son sus beneficios? Infobae habló con la licenciada en Nutrición María Cecilia Ponce (MN 3362), quien aclaró que “los ayunos son prácticas ancestrales, milenarias, presentes en todas las religiones y todas las civilizaciones a lo largo de la historia; es algo sumamente implementado durante toda la humanidad con diferentes tipos de fines, ya sean religiosos o depurativos”.

“Lo que hoy se sabe es que mantenernos libres de alimentación durante algunas horas lo que hace es inducir a un reposo digestivo, y ayuda también a tener más percepción de cuándo uno come por hábito y cuándo por hambre real”, señaló la especialista en nutrigenómica, quien destacó que “es una práctica que se puede empezar a tener con ciertos pacientes que buscan ir un poco más allá, no sólo restringir calorías por una cuestión estética ni de peso, si no que lo que se va a pretender con la extensión del ayuno es inducir ciertos procesos orgánicos que reparan y detoxifican las células”.

Hay diferentes tipos de ayunos -secos, de 12, 14, 16 o 24 horas-, pero del que más se habla, porque lo hacen varias famosas, es el 16/8: 16 horas en ayuno y ocho horas de alimentación, que debe ser saludable y balanceada, según precisó la especialista.

“Lo que ocurre es que a partir de las 14/16 horas se pone en manifiesto ciertos procesos de lo que se llama autofagia, que es como un ‘reciclado’ celular donde la célula se limpia y puede volver a funcionar más correctamente; es un proceso que se da en nuestro cuerpo todo el tiempo, pero darle un reposo digestivo, o sea darle al organismo ese espacio para desintoxicarse y repararse, es necesario para que funcione correctamente”. Para Ponce, “lo ideal, o lo que se propone, es que se pueda cenar temprano y extender un poco el desayuno; con eso empieza ya el proceso de reposo digestivo, que sería de 12 horas, lo que pasa es que en la civilización actual el común de la gente se acuesta tarde y se levanta muy temprano y esa ventana de ayuno cada vez es más cortita”.

“Los beneficios son muchos, pero no es para que todo el mundo empiece a hacer ayunos”, enfatizó la especialista, quien concluyó: “Se trata de uno de los nuevos paradigmas que vienen en lo nutricional; no es ni más ni menos que empezar a resetearnos para respetar los ciclos circadianos de cada uno”.