Jeringas estratégicas para la liberación

0
233

Nota extraída de Clarín por Alejandro Borensztein

Kicillof quiso disimular la situación explicando que cuando vacunás 30.000 personas por día alguno se pasa. Siendo que la provincia tiene 16 millones de habitantes, necesitaría 533 días sólo para la primera dosis.

Hay momentos en que las cosas deben decirse tal como son: es una vergüenza que el gobierno argentino, habiendo vacunado a cuanto pelotudo se le antojó, haya dejado a Parrilli a merced del virus.

Una vez más, toda nuestra solidaridad con un tipo que deja la vida por Cristina mientras ella, en un acto de maldad infinita, lo sigue ninguneando como a un perro mal llevado. La Vice ordenó vacunaciones varias, incluida la de su amigo el Topo Devoto, mientras el pobre Parrilli sigue ahí, atrapado en el Zoom.

Así dolido y todo, el senador salió a defender a Lázaro Baez con el verso del lawfare en un nuevo y desesperado intento por ganarse el cariño de su Jefa. Pero es inútil. Ella lo va a maltratar toda la vida. Alguien tiene que decirle a este muchacho que ella no lo quiere. Yo que él, pego el portazo y me voy a Juntos por el Cambio. Al fin y al cabo alguien que supo defender al menemismo, luego al kirchnerismo y ahora a Lázaro, demuestra que puede defender cualquier cosa.

Dicho esto, cabe informar que los equipos profesionales que monitorean la salud del Personal Estratégico del Estado Nacional ha realizado hoy su ronda habitual sin novedades importantes.

Según se informó, el Estratégico Dr. Zannini se despertó a las 8:00 AM, hizo pipí a las 8:10, popó a las 8:20 y presentó parámetros normales de presión y temperatura.

Muy similar es el caso del Estratégico Sr. Verbitsky que hoy hizo pipí a las 8:10, popó a las 8:20 y a las 8:30 se despertó.

Este viejo chiste judío, posiblemente ayude a entender las razones por las que Verbitsky hizo lo que hizo y dijo lo que dijo. Por lo demás, está clínicamente impecable.

También está confirmado que los Moyano andan bárbaro con la Sputnik y siguen adelante con sus tareas estratégicas habituales. Sin ir más lejos, esta semana bloquearon un parque industrial en Villa Adelina para presionar a una empresa de distribución. De yapa le emputecieron la vida a otras 27 empresas y a más de 300 trabajadores garantizando, de ese modo, que ni Mercado Libre ni Amazon ni ninguna otra empresa parecida vaya a poner un dólar en la Argentina en los próximos 20 años.

En su paso por Banfield, los equipos médicos verificaron que la estratégica familia Duhalde amaneció sin problemas. Los Duhalde tiene más vacunados que todo el Uruguay.

En este punto hay que aclarar que mañana empieza la vacunación en la República Oriental y, conociéndolos, en dos meses van a estar inmunizados hasta los termos. Además los charrúas compraron vacunas de todas las marcas.

Los argentinos miramos al presidente Lacalle Pou como si nosotros fuéramos niños mirando una heladería desde la vereda de enfrente y él fuera un heladero, todo vestido de blanco, abriendo las tapas de los tambores refrigerados y ofreciendo: “Tengo Pfizer, tengo Sputnik, Moderna, Astrazeneca, Sinovac… ¿qué gusto querés, nene?”… Los equipos médicos que monitorean a los “Estratégicos” también informaron que los cientos de jóvenes bonaerenses que militan en La Cámpora (todos ellos Estratégicos, obviamente) y que fueron vacunados, gozan de excelente salud. Hay alguna resaca lógica por el exceso de birras del sábado a la noche, comprensible en gente joven que festeja el arrasador paso de la Sputnik por sus torrentes sanguíneos. Nada que ponga en riesgo las estrategias de seguridad nacional.

Viendo la cantidad de militantes estratégicos que se vacunaron y subieron a las redes sociales la foto del momento en que se la aplican, haciendo la V con los deditos inmunizados, ya sería hora de cambiar el tradicional lema “La Patria es el otro” por “La Patria es colarse delante del otro”. Estaría más a tono con la actualidad y además, como nos explicó el “presidente”, no es delito.

Justamente, tal vez el único caso que ha generado alguna preocupación en los equipos de control es el del mismo “presidente”. En los últimos días se detectaron algunas conductas extrañas como sus furiosas declaraciones en México delante de López Obrador o su explicación de que él la tiene más difícil que San Martín porque en aquella época no había malditos medios hegemónicos. En otra palabras, San Martín pudo derrotar a los españoles, cruzar la Cordillera y liberar Chile y Perú porque no existían ni Lanata ni Wiñazki ni ninguno de ellos. Así cualquiera.

Por ahora los equipos médicos no han podido confirmar si esta conducta presidencial es debido a algún efecto adverso de la Sputnik o si es el mismo mambo de siempre que se está agravando.

A juzgar por la inoperancia con que manejaron la crisis, por las declaraciones de Cafiero explicando que vacunaron a la esposa de Zannini dado sus problemas de salud o las del “presidente” diciendo que todo es una payasada de los medios, yo apostaría a que no hay nada raro con la vacuna sino que simplemente estos tipos no aprenden más.

Era mucho más fácil resolver el problema reconociendo el error, rajando a todos los responsables, castigando a los vivillos, pidiendo perdón y jurando que no volvería a ocurrir. Pero evidentemente el dogma religioso kirchnerista no permite este tipo de respuestas racionales y occidentales.

En todo caso podrían haber sido más astutos y mandar una lista por orden alfabético de vacunados estratégicos encabezada por Abal (Medina), Aníbal (Fernandez), Antonini (Wilson), Alberto (Fernández), Alperovich (Juan), Antonio (Cafiero, familiares de…), Alicia (Castro), Alicia (Kirchner), Báez (Lázaro) y así hasta completar con el resto de las grandes figuras kirchneristas. Pero tienen tanta mala suerte que arrancaron por Zannini, Verbitsky, Valdés y ahora ya no hay manera de darlo vuelta.

Por supuesto, el gorilaje quiere que el “presidente” los raje a todos, especialmente a Zannini. Caramba amigo gorila, Tío Alberto no puede rajar a Zannini por la sencilla razón de que no puede correr el riesgo de que Zannini se chive y lo termine rajando a él.

Kicillof quiso disimular la situación explicando que “cuando vacunás 30.000 personas por día alguno se pasa” (textual). O sea que por querer decir una cosa nos terminamos enterando de otra: está vacunando 30.000 ñatos por día. Siendo que la provincia tiene 16 millones de habitantes, necesitaría 533 días sólo para la primera dosis. La vacunación completa llevaría 1066 días. O sea que terminarían de vacunar en enero de 2024 (siempre y cuando vacunen sábado, domingo, feriados, Navidad y Año Nuevo). Esperemos que Kicillof pueda ser reelecto en 2023 y quedarse con el mérito en el segundo mandato. No sea cosa que pierda la elección y los laureles de la vacunación se los lleve otro inútil.

Todo este episodio demuestra que hay un montón de dirigentes que no tendrán escrúpulos pero los anticuerpos les salen por las orejas. Quedémonos tranquilos porque seguramente, una vez que los hayan vacunado a todos ellos, van a terminar de vacunar a médicos, enfermeros, auxiliares,etc.

Cuando yo era chico, el peor día de clases de la primaria, al menos de la escuela pública, era el día que te llevaban a vacunar. Nos metían a todos en un micro escolar y nos llevaban al matadero. Los mitos que se comentaban ese día eran tremendos: “me dijeron que una de las inyecciones te la dan en la columna” o “yo tengo un amigo que no volvió a caminar nunca más” o “si te prende mal, perdés el brazo”, etc. etc. Uno era chiquito pero no lloraba porque la falta de coraje provocaba un escarnio eterno e irremontable.

En la secundaria, también pública (glorioso Carlos Pellegrini), ya íbamos solitos. El matadero quedaba en la calle Hidalgo, en Caballito.

Sin lugar a dudas, el sistema de vacunación público de la Argentina ha sido siempre espectacular. También el privado. Se ve que el kirchnerismo se olvidó de destruirlo. Allá van.

A vacunarnos para la liberación.