Joe Biden ordenó desclasificar documentos de la investigación del 11S

0
113

Ante la presión de la familias que perdieron seres queridos en el atentado, el Presidente de EEUU ordenó que dentro de los próximos seis meses se hagan públicos los documentos que desde la administración Bush permanecen como secreto de Estado 3 septiembre, 2021

A 20 años del atentado al World Trade Center y el Pentágono, el 11 de septiembre de 2001, y a la luz del fortalecimiento de los grupos extremistas en el poder afgano, Joe Biden busca ganarse de algún modo a las familias de las víctimas del terrorismo. Es por ello que este viernes ordenó desclasificar documentación de la causa 11S que hasta ahora el FBI había mantenido en secreto.

El presidente de Estados Unidos firmó este viernes una orden ejecutiva que ordena al Departamento de Justicia y a otras agencias gubernamentales revisar los documentos con el objetivo de que el fiscal general, Merrick Garland, los publique durante los próximos seis meses, según indicó la Casa Blanca en un comunicado.

“Los acontecimientos significativos en cuestión ocurrieron hace dos décadas o más, y se refieren a un momento trágico que sigue resonando en la historia de Estados Unidos y en las vidas de tantos estadounidenses”, afirma la orden ejecutiva. “Por lo tanto, es fundamental garantizar que el Gobierno de los Estados Unidos maximice la transparencia, recurriendo a la clasificación sólo cuando sea estrictamente necesario”, prosiguió.

Tres grupos extremistas cohabitan en un juego de poder en Afganistán: el Talibán, Al Qaeda y Estado Islámico. Los últimos dos, que comparten una ideología fundamentalista pero no así metodología con el Talibán, puede que hayan sido debilitados en los últimos años, pero siguen activos y ahora podrían tomar un renovado impulso.

La reciente retirada de las fuerzas norteamericanas de Afganistán y el 11S son acontecimientos inseparables. Es que el decreto firmado hoy responde en concreto a la petición de más de 1.600 familiares de las casi 3.000 víctimas mortales, que habían advertido al Presidente que no sería bien recibido en Nueva York en el acto de conmemoración si no respondía a su promesa de campaña de revelar la información que desde la administración Bush permanece como secreto de Estado.

La cuestión es que los familiares de las víctimas habían reclamado poco antes la publicación de todos los documentos que demuestran la implicación de Arabia Saudita en los ataques, pero la buena relación entre ambos países, aunque no exenta de tensiones, parece guardar un fin diplomático más importante.