La batería de medidas que tomó el Gobierno para intentar aumentar reservas e impulsar el crecimiento

0
94

La restricción externa obliga a administrar las divisas que la industria nacional necesita para producir. El oficialismo busca aumentar las exportaciones de nuevas industrias para superar ese obstáculo y cerrar el año con buenos números.

El presidente Alberto Fernández junto con los funcionarios clave en materia de generación de divisas: el titular del BCRA, Miguel Pesce; y los ministros de Desarrollo Productivo y Economía, Matías Kulfas y Martín Guzmán. (Foto: Damián Dopacio/NA).
El presidente Alberto Fernández junto con los funcionarios clave en materia de generación de divisas: el titular del BCRA, Miguel Pesce; y los ministros de Desarrollo Productivo y Economía, Matías Kulfas y Martín Guzmán. (Foto: Damián Dopacio/NA).

El Gobierno acordó con el FMI aumentar en US$5800 millones las reservas netas del Banco Central (BCRA) durante este año. Si bien la meta del primer trimestre se cumplió -con ayuda del desembolso del propio organismo financiero- y la entidad que conduce Miguel Pesce continúa comprando parte de las divisas que liquida el campo en este segundo trimestre de alta estacionalidad, la preocupación asoma en la segunda parte del año.

Es que la Argentina necesita dólares para crecer. La industria nacional depende, en gran parte, de insumos y maquinaria importada. En un mundo donde la inflación se recalentó, no se trata solamente de abonar esas importaciones, sino también de costear fletes cuyo valor sigue subiendo y, muchas veces, de hacer pagos anticipados para reservar mercancías que tardan meses en llegar al país.

Si bien hasta junio -o incluso unos meses más- el campo exporta y liquida buena cantidad de dólares, la demanda importadora seguirá impulsando el pedido de dólares al precio oficial, sumada también a los crecientes costos de la energía. Por eso, el BCRA administra con mucho cuidado cada divisa y va poniendo cercos normativas -que afloja cuando es necesario- para evitar el goteo de reservas.

El ministro de Economía, Martin Guzmán, y el presidente del BCRA, Miguel Pesce, al defender el acuerdo con el FMI en el Senado. (Foto: AFP/JUAN MABROMATA).
El ministro de Economía, Martin Guzmán, y el presidente del BCRA, Miguel Pesce, al defender el acuerdo con el FMI en el Senado. (Foto: AFP/JUAN MABROMATA).

Hay un diagnóstico dentro del Gobierno: creen que si la Argentina tuviera dólares suficientes podría crecer entre 7% y 10% este año, pero que la restricción externa recortará la mejora económica a la zona del 5%. Para promover la generación de dólares, se puso en marcha una batería de medidas.

1. Impulso a la industria hidrocarburífera

En primer lugar, este martes presentó un régimen que garantiza a las petroleras un mayor acceso a los dólares al tipo de cambio oficial si incrementan la producción de petróleo (en un 20%) y gas (un 30%) con respecto a las cifras de 2021.

Para ello, primero tendrán que invertir en los insumos, el equipamiento y la infraestructura que les permita aumentar la producción. Luego, podrán disponer de dólares por un monto equivalente a dicho aumento, que podrán usar para pagar deudas al exterior o pagar dividendos.

La batería de medidas que tomó el Gobierno para intentar aumentar reservas e impulsar el crecimiento

La expectativa oficial es que en los próximos cinco años el sector pueda generar exportaciones por hasta US$18.000 millones anuales.

2. Cannabis medicinal

También este martes, el Gobierno promulgó la ley de cannabis medicinal y cáñamo industrial. Se trata de otra apuesta a crear un nuevo tipo de industria que no solamente signifique movimiento en la economía interna, sino también mayores exportaciones.

El presidente Alberto Fernández y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, presentaron la ley de cannabis medicinal y cáñamo industrial. (Foto: Ministerio de Desarrollo Productivo).
El presidente Alberto Fernández y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, presentaron la ley de cannabis medicinal y cáñamo industrial. (Foto: Ministerio de Desarrollo Productivo).

A través de un comunicado, el ministerio de Desarrollo Productivo indicó el potencial que tiene esta industria para incrementar las ventas argentinas al exterior. “En el mundo existen 50 países con algún tipo de legalización de su uso medicinal e industrial, como Israel, Canadá, y Estados Unidos, líderes a nivel global”, detalló la cartera que conduce Matías Kulfas.

La expectativa es que la nueva legislación genere 10.000 puestos de trabajo en los próximos 10 años, US$500 millones en ventas al mercado interno y US$50 millones en exportaciones.

3. Negociación con las automotrices y otras industrias

En el delicado equilibrio de administrar los dólares disponibles y dirigirlos solamente a las actividades industriales productivas, el BCRA emitió un marzo la comunicación “A” 7466, que limitó el acceso a divisas a una parte de los importadores de la siguiente manera:

  • Para 2022, un importador podrá obtener dólares por el monto anual total que sea igual al menor entre sus importaciones de 2020 más un 70% o sus importaciones de 2021 más un 5%.
  • Cuando dicho monto sea menor a US$50.000 o el importador no hubiera registrado importaciones en 2020 y 2021, el límite anual aplicable será US$50.000.

Con costos internacionales en alza y una economía local en recuperación, la normativa generó quejas de varios sectores. Entre ellos, laboratorios, reactivos de diagnóstico y automotrices. El BCRA recibe los reclamos y va abriendo el grifo de dólares, caso a caso. Para los insumos relacionados con la salud, el cepo de aflojó.

La industria automotriz requiere autopartes que se fabrican localmente con insumos importados. (Foto: NA).
La industria automotriz requiere autopartes que se fabrican localmente con insumos importados. (Foto: NA).

En cambio, la industria automotriz no tuvo la misma suerte. Sin embargo, hay una negociación en curso para que sean las propias terminales las que resignen una parte de los dólares a los que pueden acceder para importar y se los presten a sus proveedores. Así, estos últimos podrán comprar al exterior los insumos necesarios para producir las autopartes necesarias para que las terminales automotrices continúen con la producción.

4. Retenciones cero a la exportación de servicios

Otro de los sectores que el Gobierno sigue buscando impulsar por su capacidad de generar dólares es el de la economía del conocimiento. Por eso, ya a fin del año pasado se anunció la eliminación de los derechos de exportación de servicios, una industria que en 2020 generó exportaciones por US$5700 millones.

“Las exportaciones de servicios son una fuente de generación de valor novedosa. Fomentan la creación de puestos de trabajo en todo el país y el incremento de divisas”, destacó el Palacio de Hacienda en aquel momento.