La “bomba” de la que no hablan Alberto Fernández ni Martín Guzmán

0
88
La bola de Leliqs ya asciende a los $1,8 billones a los que se suman otros $1,2 billones de otros instrumentos por los que el Banco Central también tiene que pagar intereses, así son unos 3 billones de pesos el stock actual de pasivos remunerados. Por ende, mes a mes, son unos $80.000 millones los que se pagan en concepto de intereses “Voy a dejar de pagar los intereses de las Leliq que está pagando la Argentina todos los días”, anunció el 28 de julio del 2019 el por entonces candidato presidencial, Alberto Fernández.

Esta promesa de campaña se completaba con una promesa de incremento del 20% a las jubilaciones. Al explicar  cómo financiaría ese aumento en los haberes, volvió a apuntar contra los intereses que pagaba el anterior Gobierno Nacional de Leliq: “Los 19 mil millones de pesos que cuesta esa medida son 10 días de intereses de Leliq, 10 días a cambio de la tranquilidad de todo un año de los jubilados”.

A un año y medio de esa promesa, el Gobierno de Alberto Fernández incrementó el total de intereses que paga mensualmente por las Leliqs. La emisión de pesos que hizo el Banco Central para que el Tesoro nacional hiciera frente al coronavirus el año pasado se tradujo en una bola de nieve de Letras de Liquidez (Leliqs) que sigue creciendo y cada mes obligan al Banco Central a pagar más de $80.000 millones de intereses a los bancos.

Al encender la emisión monetaria, parte de los pesos excedentes se vuelcan a la compra de dólares en el caso de los individuos que pueden comprar vía “blue” o “MEP”, pero el cepo vigente obliga a los bancos a volcarse a las Letras del Banco Central, un instrumento financiero que busca retener fuera de circulación esos pesos para que no presionen a la divisa y a la inflación.

La bola de Leliqs ya asciende a los $1,8 billones a los que se suman otros $1,2 billones de otros instrumentos por los que el Banco Central también tiene que pagar intereses, así son unos 3 billones de pesos el stock actual de pasivos remunerados. Por ende, mes a mes, son unos $80.000 millones los que se pagan en concepto de intereses.

Cuando estalló “la bola de Lebacs” a fines de marzo de 2018, el stock total de pasivos era de casi 1,46 billones de pesos, que en ese entonces representaba el 11% del PBI.Y hoy con prácticamente 3 billones de pesos es también 11,1% del PBI.

Se trata de una nueva “bomba” que por el momento ni el ministro de Economía, Martín Guzmán, ni el Presidente parecieran estar listos para desactivar.