La Cámara de Mar del Plata rechazó la recusación de Macri contra el juez Bava

0
107

La decisión se tomó 24 horas antes de que el ex Presidente de la Nación se someta a indagatoria en el marco de la causa que lo investiga por espionaje ilegal a familiares del ARA San Juan.

La Cámara Federal de Mar del Plata rechazó la recusación que había presentado Mauricio Macri en contra del juez Martín Bava, quien lo indagará mañana en la causa por presunto espionaje contra los familiares de los tripulantes del ARA San Juan.

La presentación realizada por la defensa del ex Presidente se hizo bajo el argumento de que el magistrado había demostrado tener una animosidad contra el acusado y prejuzgó cuando lo citó a indagatoria porque lo consideró responsable de los hechos que se investigan en la causa sin antes haberlo escuchado.

Sin embargo, a pesar de que la citación de Macri firmada por Bava “tal vez” no haya sido redactada de forma adecuada ni haya tenido una “técnica jurídica laudable”, su proceder no justifica correrlo del caso.

A pesar de ello, la Cámara Federal de la ciudad balnearia expidió su postura al respecto: “Atendiendo el estilo imperativo y ‘poco moderado’ utilizado por el ‘a-quo’ (juez) al exponer sus fundamentos y argumentaciones, todo ello nos permite, en función de los poderes ordenadores del proceso de que nos encontramos investidos, exhortar al Juez Bava, para que en lo sucesivo guarde la mesura y adecuada compostura al resolver causas judiciales, en particular cuando ellas detentan repercusión social, evitando así incurrir en expresiones de aquella naturaleza como las advertidas en la resolución en estudio, sorteando así la posible generación de equívocos que lleven a planteos generadores de innecesarios dispendios jurisdiccionales”.

En ese sentido, señalaron que no se puede “soslayar aquí, que es deber de los Jueces no solo tener, sino demostrar a través de sus actos, la contundente objetividad e imparcialidad que debe existir en toda decisión que rige la actividad jurisdiccional, impidiendo de tal modo que sus pronunciamientos puedan generar en los justiciables un fundado temor de parcialidad, o ausencia de ecuanimidad y rectitud en el cumplimiento de su función, y que no se encuentre ella sino sólo inspirada en la recta administración de justicia, que se exhiba despojada de cualquier injerencia extraña a tales postulados”.

Para la Cámara Federal, Bava “no puede olvidar” la circunstancia de que “los Magistrados judiciales deben actuar con el recato y la mesura pertinente que las circunstancias particulares aconsejen, como especialmente ocurre en el caso de autos, donde se formula una imputación penal a un ex Presidente de la Nación Argentina, vinculado con un acontecimiento que involucra profundos sentimientos personales que afectan a los familiares de las víctimas del suceso investigado, y que son caros en general a toda la sociedad, amén de haber acaecido el mismo, en el marco de un contexto histórico determinado y puntual”.

“Es entonces necesario que su proceder plasmado en el expediente judicial no contribuya a alentar ninguna clase de suspicacia que pueda estar teñida de supuestos no claramente expresados, o de diversos intereses políticos o de cualquier otra naturaleza, o aún que una buena parte de la ciudadanía pueda siquiera vislumbrarlos, pudiendo quedar indirectamente inducida por esos excesos terminológicos o de carácter emocional expresados por el Magistrado actuante en tales condiciones, lo que aparece ciertamente impropio en el contexto narrado”, se añadió.