La carta deCristina sumó incertidumbre entre empresarios:¿cuál es la estrategia para negociar con el FMI?

0
127

El Gobierno había pedido a industriales y gremialistas que evitaran declaraciones que profundizaran la grieta. Pero las palabras de la vicepresidenta Cristina Kirchner contra Mauricio Macri fueron en contra de ese reclamo.

La carta que publicó la vicepresidenta Cristina Fernández, donde vuelve a arremeter contra el expresidente Mauricio Macri, sorprendió al mundo empresario, que entiende que no ayuda en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Además, sostienen que no van en línea con lo que pidió el propio Gobierno a través del ministro de Economía, Martín Guzmán, que les había reclamado dar hacia afuera una imagen de unidad.

Hace apenas unos días, el 7 de enero pasado, Guzmán reunió a cinco empresarios y cuatro dirigentes sindicales para, entre otras cosas, pedirles que se evitara cualquier declaración que mostrara divisiones tanto internas como en la relación de cada sector con el Gobierno.

De este modo, se daría hacia afuera una imagen de consenso, algo que reclama el FMI desde hace tiempo.

«Tenemos que mostrar que en la Argentina se puede llegar a consensos y que se terminaron las diferencias. Hay que dar señales claras de apoyo», puntualizó Guzmán durante la reunión.


Por esto, las palabras de Cristina Fernández son consideradas como «poco oportunas», y hacen dudar a los hombres de negocios respecto de la verdadera estrategia en las negociaciones con el Fondo.

«Decir que me sorprende tal vez no sería lo más acertado porque no es la primera vez que esto ocurre; en algún punto era previsible. Lo que sí me parece es que no es el momento indicado para hacerlo porque, como dijo el mismo Gobierno, es momento de dar una imagen de unidad», afirmó a El Cronista uno de los empresarios consultados.

Tras aquella reunión del 7 de enero pasado, la sensación de los industriales fue positiva y aceptaron la propuesta de Guzmán, pero la calificaron como una «visión albertista».

Esto quiere decir que el pedido tenía el visto bueno del ala de la coalición más cercana al presidente Alberto Fernández, aunque tal vez en aquellos sectores más duros no se le daba tanta importancia.

Ahora, ya con la carta difundida y con rebotes en diferentes lados, esa presunción se confirmó.

Hace apenas algunos días el Gobierno le había pedido a empresarios y gremialistas que lancen señales de apoyo y eviten la confrontación para dar una imagen de unidad ante el Fondo Monetario

Incluso, generó la reacción del propio Macri, algo que sin dudas tampoco colabora con el pedido de, al menos, ocultar la grieta durante las negociaciones con el Fondo Monetario.

«CFK saqueó el BCRA; robó ahorros en AFJPs y años de coparticipación a las provincias; fundió al Estado nacional transformando el superávit en déficit y aumentando la deuda en u$s 129.000 millones. Pero resulta que la culpa es del que intentó ordenar ese descalabro», aseveró Macri a través de su cuenta de twitter.

La idea oficial era repetir los encuentros con empresarios y gremios de forma periódica, algo que permitiría un intercambio cara a cara, aunque también cumpliría con el objetivo central, es decir dar una imagen de diálogo y consenso.

f: Cronista