La confesión de «Pacha» Cantón por el caso del cordero arrojado desde el helicóptero

0
64

  • 2020-01-17

En los próximos días se continuará recogiendo testimonios pero la causa finalmente será cerrada. En medio de la investigación tras el escándalo por el cordero arrojado desde un helicóptero a la pileta de Federico Álvarez Castillo, Eduardo «Pacha» Cantón se presentó en la Dirección Nacional de Aviación Civil de Uruguay en Montevideo y confesó ser el responsable de la «broma» de mal gusto entre ricachones. 

“Yo tiré el cordero, intenté hacer una broma que salió mal y pido perdón”, declaró Cantón según pudo reconstruir Infobae de fuentes gubernamentales de Uruguay.

En su declaración, “Pacha” Cantón confirmó que el jueves 9 de enero él arrojó a la pileta un cordero criado en uno de sus campos. Allí reconoció que a bordo del Robinson 44 lo acompañaba el piloto Carlos “Chopo” Cano, pero sostuvo que él no tuvo nada que ver con el episodio. También contó que le había anticipado a la familia de Alvarez Castillo cómo pensaba llevar el animal. “Pido enormes disculpas”, insistió el empresario ante el organismo uruguayo.

Las fuentes consultadas por este medio confirmaron que arrojar un cordero desde un helicóptero no constituye un delito, pero aclararon que seguramente habrá una multa económica. En los próximos días se continuará recogiendo testimonios pero la causa finalmente será cerrada.

“Tirar un objeto desde una aeronave, siempre y cuando no dañe a alguien o destruya alguna propiedad, no constituye un delito”, sostuvo la fiscal de Maldonado Ana Dean, quien tiene a su cargo la investigación. “En principio, con los pocos elementos que tenemos hasta ahora, y con lo que se ve en el video, diría que no se configura ninguna de las conductas tipificadas como delito”, dijo Dean al diario uruguayo El Observador.

La justicia uruguaya sostiene que quien conducía el helicóptero violó el artículo 26 del Código Aeronáutico, ya que allí se define que “no podrán arrojarse de las aeronaves sustancias u objetos que puedan ocasionar contaminación del medio ambiente, daños a las personas o a los bienes en la superficie, salvo en caso de fuerza mayor en los lugares que determine la Reglamentación”. En el artículo 192 de esa misma norma se define que las infracciones administrativas serán sancionadas con una advertencia, una multa, la inhabilitación temporaria de hasta diez años del permiso de vuelo o la cancelación de la autorización, dependiendo cada caso. Este caso según la fiscal no encuadra en la categoría de “peligro aviatorio”.

El testimonio de “Pacha” Cantón deja en evidencia que Alvarez Castillo mintió en más de una oportunidad. Primero cuando dijo que pensó que podría haberse tratado de un atentado contra él y su familia. Y también cuando sostuvo que no sabía quién podría haber arrojado el animal en la pileta de su casa en José Ignacio.