La coparticipación tensó las relaciones entre Sáenz y los legisladores nacionales

0
129

El Gobernador se sumó al pedido de corregir la distribución de los recursos nacionales y recibió serios cuestionamientos.

Gustavo Sáenz fue uno de los gobernadores que puso su firma en el documento ‘Reducir desigualdades para una Argentina Federal’. De esta forma el mandatario se mostró de acuerdo con la decisión tomada por Alberto Fernández respecto de la coparticipación de Buenos Aires para solucionar el conflicto de la policía bonaerense. Pero, a nivel local esa decisión le costó ciertos cuestionamientos por parte de legisladores nacionales.

A través de su cuenta de Twitter, Sáenz expresó: “hay otra Argentina que duele y espera desde 1.994 se cumpla el mandato Constitucional de dictar una nueva Ley de Coparticipación Federal. Acompaño este documento con la esperanza que se cumpla el sueño de un país más justo y equitativo”.

Las críticas llegaron a raíz de otro comentario que el gobernador salteño esgrimió en la misma red social. “Quiero escuchar las voces de los diputados y senadores nacionales de cada provincia defendiendo y peleando por cada uno de sus pueblos y no defendiendo posiciones políticas o partidarias. Basta de argentinos de primera y de segunda. Igualdad de oportunidades para todos!”, enfatizó.

Virginia Cornejo fue la primera en salirle al cruce. Por la misma vía virtual, la diputada de Juntos por el Cambio le pidió prioridades al Gobernador en medio de la pandemia y agregó: “más que firmar un documento que va contra la Constitución y defiende a Buenos Aires, trabajemos por Salta”.

Sin mencionar a Sáenz, Juan Carlos Romero también plasmó su postura sobre este tema, en las redes sociales. En relación a esto, el senador nacional criticó la decisión del Gobierno Nacional y sostuvo que quitarle fondos a la Ciudad de Buenos Aires para dárselos a la provincia “no es federalismo, es venganza”.

El último en sumarse a la contienda virtual fue Miguel Nanni. El dirigente de la Unión Cívica Radical fue directo y le dijo a Sáenz que “hay ciudadanos de primera o de segunda porque hay gobernadores rehenes del Presidente”. “Tenemos un sistema perverso donde la mayoría de los recursos, la Nación se los guarda para sí”, agregó.