miércoles, diciembre 1

La Corte Suprema bonaerense definirá si se detienen las excarcelaciones de presos

0
271

El fiscal de Casación Carlos Altuve busca que el máximo tribunal regule los arrestos domiciliarios a los detenidos que están dentro del grupo de riesgo por el coronavirus.

La Corte Suprema bonaerense definirá si se detienen las excarcelaciones de presos
El penal de Olmos es una de las penitenciarías bonaerenses.

Tras un nuevo cacerolazo en rechazo a la liberación masiva de presos, la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires deberá definir si continúan las excarcelaciones bajo la excusa de la pandemia de coronavirus. El máximo tribunal bonaerense tendrá que resolver una apelación presentada por el fiscal Carlos Altuve quien reclamó que se declare inconstitucional el accionar.

El fiscal apeló el fallo del juez de Casación provincial Víctor Violini, quien hizo lugar a un habeas corpus colectivo presentado por los defensores públicos para que les otorguen el beneficio a los presos de mayor riesgo ante el potencial contagio y consideró que la medida es “de una extrema gravedad institucional, con una ostensible falta de argumentación”. Casación rechazó el planteo, por lo que el fiscal decidió recurrir en queja ante la Corte.

Fuentes judiciales aseguraron a Télam que el máximo tribunal bonaerense prevé “darle la mayor celeridad posible” al tratamiento del recurso y todo indica que lo declarará admisible. La decisión del presidente Daniel Soria y los jueces Luis Genoud, Eduardo Pettigiani, Hilda Kogan, Sergio Torres y Eduardo de Lázzari se podría tomar en un período de entre una semana y diez días.

El fiscal argumentará que el Tribunal de Casación resolvió una causa colectiva, cuando la decisión de otorgar prisión domiciliaria a los detenidos en las cárceles bonaerenses corresponde a los jueces de primera instancia, que son los que deciden sobre la situación de los presos.

En paralelo a la presentación del fiscal, los jueces Germán Castelli y Jorge de Santo declararon inconstitucionales las acordadas de las Cámaras de Casación Federal y Nacional, respectivamente, para otorgar arrestos domiciliarios a los detenidos que integran la población de riesgo por el virus.

La excusa de las excarcelaciones

El juez Violini argumentó las excarcelaciones basándose en la superpoblación de las cárceles bonaerenses. “Tenemos 34 mil lugares para alojar presos, pero hay 50 mil. Si ingresa el virus, cosa que va a suceder, tardará entre un mes y medio y dos meses en infectarlos a todos”, advirtió.

Además, aseguró que, en ese caso, explotaría el sistema sanitario en la Provincia y se generaría una “catástrofe” en la salud. “Si tengo 50 mil infectados de coronavirus, ¿qué hago? ¿Los dejo morir? Les tengo que dar asistencia sanitaria, porque en los penales no hay posibilidades de internar o aislar a nadie”, explicó en declaraciones radiales.

Nuevo cacerolazo contra la liberación de presos

Es