La cosecha de soja argentina tendrá una baja millonaria: cuánto caerá, por qué y qué impacto tendrá en el precio

0
122

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) confirmó el recorte.

La cosecha de soja argentina tendrá una baja millonaria: cuánto caerá, por qué y qué impacto tendrá en el precio

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) recortó hoy la producción de soja de Brasil, Argentina y Paraguay en 8,7 millones de toneladas respecto a lo estimado en enero, producto de la sequía que afecta a amplias zonas productoras de Sudamérica.


De esta manera, la dependencia estadounidense redujo en su informe mensual sobre oferta y demanda mundial de granos la producción argentina en 1,5 millones de toneladas hasta las 45 millones, mientras que para Brasil la nueva proyección se ubica en 134 millones de tonelada, 5 millones menos que el mes pasado.

Para Paraguay, el recorte fue de 2,2 millones de toneladas hasta las 6,3 millones.

Si bien las reducciones en las proyecciones de cosecha de la oleaginosa fueron de consideración, toma mayor magnitud si se compara con la producción esperada en diciembre por parte del USDA, cuando preveía una trilla argentina de 49,5 millones de toneladas y una brasileña de 144 millones.

«Esta sustantiva caída en la producción decantaría en menores exportaciones y menor crushing en los tres países», destacó en su análisis la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Las exportaciones argentinas de poroto se proyectaron en 3,8 millones de toneladas, 1,1 millones menos que en enero, mientras que las brasileras fueron calculadas en 90,5 millones de toneladas, lo que significó una merma en las expectativas de 3,5 millones de toneladas.

En cuanto a la industrialización de la soja, las estimaciones para Argentina se ubican en 40 millones de toneladas (-1,2 millones) y en Brasil en 47,2 millones de toneladas (-300.000).

Así, la menor oferta y mayores precios «llevan a una menor demanda global de porotos, particularmente por parte de China».

De esta manera, las importaciones y el crushing del gigante asiático caen en 3 millones de toneladas a 97 y 94 millones de toneladas respectivamente, por lo que los stocks globales finales se reducen a 92,8 millones de toneladas.