lunes, junio 17

La decadencia de la sociedad se expresó en un alarido

0
101

Nota extraída de Infobae por Julio Bárbaro

Hoy somos una sociedad sin destino, sin proyecto ni rumbo alguno, el batacazo de Milei es tan solo un síntoma, CFK y Macri son la verdadera expresión de la enfermedad. 20 agosto, 2023

Como si dos odios tuvieran gusto a poco surgió un tercero, tan alejado del talento como cercano a la demencia. Reducir la libertad a la economía es parecido a sustituir el amor al otro por las mascotas. La verdadera dirigencia política debe conducir el Estado impidiendo que el poder económico someta al resto de la sociedad. El kirchnerismo usurpó y degradó a las instituciones para terminar siendo más dañino que la mayoría de sus enemigos. Milei es el intento de convertir al Estado en una sucursal bancaria, de liquidar la política que nos instala con la dignidad de patria, eliminando hasta la misma moneda para imponernos el lugar de colonia.

Hubo gritos de asombro a pesar de los recientes cuatro años de atroz mediocridad con excusas reales y banales, cuatro años del peor gobierno de la historia. Estuvieron constantemente ocupados en modificar la lengua e integrar sexualidades, se dijeron progresistas, asociación de inútiles agresivos. Les molestaba la Corte Suprema más que la inflación y la ley de alquileres. El kirchnerismo solo se hizo cargo de sus propios problemas. En nombre del peronismo multiplicaron los cargos para acomodar kirchneristas. Marxistas redivivos, a causa de su medianía resucitarán lo peor de la derecha corrupta, al menemismo. Como los que gobernaban engendrando semejante desatino se disfrazaban de izquierda, la rebeldía surgió por derecha.

Multiplicar conservadores en medio de la peor miseria asusta, aquí no hay nada que valga la pena conservar. ¿Qué otra cosa es Milei que la reencarnación del vendepatria que destruyó hasta el ferrocarril? Es el único caso en el mundo. Aprendieron a robar como si fueran inversores que se quedaban con todo lo construido por nuestros mayores, ni el corrupto de Martínez de Hoz se animó a tanto, usurpar el peronismo lo hizo posible.

También hubo alegrías, regalos de la vida, Rodriguez Larreta se ocupará personalmente del servicio de grúas de acarreo, de la edificación en los terrenos usurpados como el Tiro Federal y su socio Gerardo Morales administrará las plantaciones de marihuana junto a su hijo. Massa sacó demasiados votos para el desastre heredado del extraviado presidente con perro, para amansar su omnipotencia mordió la derrota en Tigre. Macri explicando la deuda del FMI ofende la inteligencia de los que todavía se reservan el derecho a pensar, convirtió pesos en dólares y no dejó ni un jardín de infantes como excusa. Más grave aún fue ampliar por decreto una ley de blanqueo para incluir a los parientes. Y ahora parece que le gusta más Milei.

Algunos culpables recibieron lo suyo. La decadencia de la sociedad se expresó en ese alarido, el nuevo personaje venía para terminar con el sueño de ser patria, formado como su maestro Menem, hasta con el pelo lo inician para llamar la atención y se lo van achicando al acercarse al poder de tal modo que no se sabe si es por la peluquería o por la agencia de publicidad pero se parecen. Quedan riquezas naturales, hay que llevárselas pagando lo menos posible a los pobladores, instalando la moneda del supuesto inversor para que no tenga que preocuparse en el mercado de cambios. Una buena colonia se asume con la moneda del imperio de turno. Dicen que es una cura milagrosa ideal para empresarios corruptos que incapaces de generar riqueza produciendo se dedican solo a intermediar e imponer patentes que aumentan nuestra dependencia. El nuevo candidato los expresa como nadie, no menciona a sus padres y sus hijos son sus perros, sin noción de familia y sin patria, es el consumidor en su mayor estado de sublimación. Milei fue inventado para eso, para deshumanizarnos y volvernos bichos raros como todos los enfermos mentales que imaginan la vida como las hormigas, solo para acumular.

Alberto se disolvió en las nuevas sexualidades, Milei se impone como el triunfo definitivo del egoísmo en su peor expresión, un anarquismo de triunfadores, una cultura de odiadores. Repite dogmas con la convicción de los viejos trotskistas, desaloja el arte de la política para instalar los mitos de algunos economistas, gente que degrada al humanismo y lo convierte en un materialismo de mercachifles. Nada más pobre que un hombre que sólo habla de economía. Reivindicar las mascotas y cuestionar la justicia social es todo parte de una misma concepción de la vida. Los poetas se adelantan a la historia, Leopoldo Marechal escribió “Autopsia de Creso” sobre el hombrecito económico, su lectura describe a este personaje que hoy nos asombra por la llamativa modernidad de su atraso, nada nuevo bajo el sol.

La dictadura dio inicio a los asesinatos y al endeudamiento, Menem disolvió el Estado y se lo robó a la ciudadanía, los Kirchner ensayaron una vertiente de la impunidad con recuerdos de derechos humanos, Macri instaló el endeudamiento dependiente sin sentido ni justificación y Alberto fue la burocracia sin destino. Cuarenta años creando pobres y algún extraviado se preocupa por el alto nivel de abstención. Éramos una sociedad integrada sin embargo creamos el cuarenta por ciento de pobres y además nos endeudamos, algún cimbronazo nos tenía que tocar.

Milei ganó donde no había nada importante que elegir, en la Capital y en la Provincia rondó el 20 por ciento y no lo imagino en la segunda vuelta, en caso de llegar perdería por mucho ante cualquier contendiente. Hoy somos una sociedad sin destino, sin proyecto ni rumbo alguno, lo de Milei es tan solo un síntoma, Cristina y Macri son la verdadera expresión de la enfermedad.

Apuesto a una segunda vuelta entre Patricia y Massa, ambos son mucho mejores que sus predecesores y podrían llegar a sacarnos de esta enfermiza grieta que no tiene destino. Que no nos asuste el síntoma, apostemos a superar la enfermedad. La libertad es demasiado esencial a la sociedad para reducirla al indigno recetario de los codiciosos.