La estrategia del Central para ayudar aGuzmán a cubrir los gastos delTesoro

0
115

Luego de la suba de tasas, los bancos tendrán más incentivos para comprar los bonos que emite Martín Guzmán. A fin de mes hay un vencimiento clave de alrededor de $600.000 millones.

Como parte de la batería de medidas económicas que tomó el Gobierno el último jueves, el Banco Central (BCRA) anunció una suba de tasas. Para los minoristas, el dato más relevante pasa por el nuevo rendimiento de los plazos fijos, que será para ellos del 53% y de 50% para el resto de los depositantes.

Sin embargo, hay otro dato que llamó la atención de los especialistas: las tasas de los instrumentos de deuda de corto plazo que emite el BCRA quedaron por debajo de la que los bancos deben ofrecer a los ahorristas. El nuevo rendimiento de los pases a un día es de 40,5%, mientras que las Leliq a 28 días abonan 52%.

“Creemos que esta medida no sólo intenta atacar la inflación sino además contribuir indirectamente con el financiamiento del Tesoro. Con una tasa para los depósitos a plazo fijo para personas humanas superando la tasa de Leliq, se rompe la intermediación financiera para este segmento (el spread pasa a ser negativo en 1 punto porcentual)”, sintetizaron los analistas de Portfolio Personal Inversiones.

Y agregaron: “Por lo tanto, para los bancos ya no será rentable colocar estos depósitos (personas humanas representa el 50% de los plazo fijo totales) en Leliq, por lo que deberán asumir mayores riesgos.La alternativa clara: la deuda del Tesoro”.

En la última licitación, el Tesoro pagó tasas nominales anuales de 53,36% para las letras a descuento con vencimiento en agosto y de 58,10% para las que expiran a fines de noviembre. Además, ofreció letras vinculadas a la inflación que pagaron entre 2 y 3 puntos por encima del CER.

En los últimos días, los temores a un default de la deuda en pesos sacudieron al mercado doméstico, aunque Martín Guzmán lo descartó. (Foto: Brendan McDermid/Reuters).
En los últimos días, los temores a un default de la deuda en pesos sacudieron al mercado doméstico, aunque Martín Guzmán lo descartó. (Foto: Brendan McDermid/Reuters).

Así, los bancos podrían destinar más dinero del que recaudan de sus depositantes a ingresar en licitaciones del Tesoro. Según estimaciones de la consultora Quantum Finanzas, a mayo las entidades poseían un 32% del total de deuda pública en pesos y se ubicaban como el segundo acreedor más importante, detrás de la Anses, que detentaba el 45%.

Si los bancos amplían su fondeo al Tesoro y los organismo públicas renuevan sus tenencias, Martín Guzmán podría llegar a cubrir los vencimientos de bonos en pesos y obtener algo de dinero extra para cubrir los crecientes gastos. De conseguirlo, despejaría los fantasmas de “reperfilamiento” que rondaron en el mercado hace algunos días.

Este jueves, en el comunicado donde detalló la batería de medidas económicas, el Gobierno aseguró que “continuará con los esfuerzos iniciados en diciembre de 2019 para profundizar el desarrollo del mercado local de capitales, creando las condiciones para un financiamiento del Tesoro en condiciones que sean atractivas para los inversores y respeten los marcos de sostenibilidad de la deuda pública”.

Tres herramientas disponibles

El Gobierno debe preparar el terreno para la licitación de bonos de fin de mes, en la que el Tesoro buscará captar cerca de $600.000 millones.

Si el incentivo de la tasa resultara insuficiente para que las entidades bancarias aumenten su participación en el mercado de deuda en pesos, desde Equilibra señalaron que todavía hay tres herramientas que se podrían usar para garantizar el refinanciamiento de los vencimientos:

  • Ajustar el cepo. La consultora reconoce que sería una salida simple, pero costosa en términos de brecha y actividad. Esta camino podría incluir una disminución en el tope de bonos en dólares que pueden tener los Fondos Comunes de Inversión (hoy en 25%) o una reducción en la Posición Global Neta de moneda extranjera de los bancos -como se hizo en noviembre 2021-, para incentivarlos a pasarse a pesos.
  • Hacer cambios regulatorios para aumentar la exposición del sistema financiero a deuda del Tesoro. En ese camino, una de las alternativas que señaló Equilibra es incrementar el porcentaje de encajes bancarios que se puede realizar a través de bonos. “La evidencia reciente nos muestra que los bancos están reacios a seguir incorporando títulos en pesos a sus balances voluntariamente, menos aún los extranjeros, que tienen que dar explicaciones a su casa matriz acerca del riesgo que asumen”, advirtió la consultora.
  • Aumentar la asistencia monetaria del Banco Central. Esta alternativa podría incluir inyección directa de pesos en la economía -para lo que habría que pedir una excepción al FMI- o profundizar las recompras de bonos para sostener el precio y despejar el horizonte de vencimientos con privados. “En cualquiera de los dos casos, la solución implicaría una mayor emisión de pesos”, apuntó Equilibra.