La imagen deAlberto alcanzó una caída histórica entre jóvenes y adolescentes,otro bastión delGobierno

0
75

Según una encuesta reciente, millennials y centennials le bajaron el pulgar a Alberto Fernández, cuya imagen negativa ascendió al 67%. Se trata de un sector del electorado que siempre había aprobado las políticas del kirchnerismo

Luego de la crisis institucional que dejó aquel fatídico 12 de septiembre en el Frente de Todos, el posterior recambio de Gabinete a las corridas y el quiebre del “matrimonio político”, como lo llamó un medio norteamericano, entre Alberto y Cristina Fernández, las encuestas volvieron a hablar y no fueron muy alentadoras para el Presidente.

Después de semejante escenario, el primer mandatario sigue perdiendo bastiones electorales. En las PASO fue la provincia de Buenos Aires, y en las encuestas son los jóvenes y adolescentes. Según la consultora multiplataforma Fixer, “La imagen negativa del Presidente Fernández se disparó aún más en los dos segmentos insignia del Frente de Todos: los jóvenes y los menos instruidos”.

Más abajo, indicó que tan solo de agosto a septiembre aumentó 13 puntos porcentuales la negativa en el votante joven, alcanzando una histórica caída que llegó al 67%. La cifra responde a la incertidumbre económica y la falta de perspectivas de futuro, eclipsadas más todavía con la crisis sanitaria, entre los jóvenes.

Más aún, “En el global, la imagen del Presidente subió 2 puntos en la negativa de agosto a septiembre: del 60 al 62%. Y bajó la positiva del 29 al 26%. El resultado neto alcanzó el peor número desde su asunción: -36%”, puntualizaron.

Según Fixer: “El Presidente Alberto Fernández cayó a un piso histórico en el apoyo a su gestión entre los votantes del Frente de Todos, alcanzando el 52%. Se aceleró la caída post PASO entre los “propios” en un 8%. El kirchnerismo duro lo responsabiliza por la derrota electoral”.

Cómo piensan las nuevas generaciones

“No son iguales los millennials que los centennials. Los primeros atravesaron toda su educación en la etapa del kirchnerismo. Hubo etapas económicas que fueron mejores, y buena parte de esos jóvenes eran oficialistas, querían trabajar en el Estado y aprobaban todas las políticas públicas”, explicó el director de Opinión Pública de Fixer, Sebástian Lopes Perera.

Pero eso cambió con la emergencia de los más chicos. Son los que nacieron a fines de los ’90, con el advenimiento de profundas crisis en el mundo y particularmente en la Argentina. “Son más rebeldes porque no atravesaron las mejores épocas de ningún gobierno y no responden a la autoridad. Hoy, desde el oficialismo, no encuentran la forma de hablarle y persuadirlos como sí lo hicieron con los millennials. Ellos compraron que el kirchnerismo se preocupaba por los jóvenes y los acompañaba en su realización”.