La Izquierda denunció a Ramiro Marra en el INADI

0
93

Celeste Fierro, referente nacional del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), denunció al legislador porteño por la creación del Movimiento Antipiquetero Argentino

Celeste Fierro, dirigente del Frente de Izquierda del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), junto con Mónica Sulle, referente piquetera del Movimiento Sin Trabajo “Teresa Vive”, presentaron una denuncia por discriminación contra Ramiro Marra, diputado porteño. La acusación se hizo contra el Movimiento Piquetero Argentino (MAPA) en el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) con el objetivo de “combatir su ofensiva antiderechos”.

A través de un video difundido en su cuenta de Twitter, Ferro explicó: “Estos sectores como los de Marra y (Javier) Milei, que se presentan como libertarios, van en contra de las libertades democráticas como el derecho a la protesta, y además incitan con sus dichos y estos nuevos movimientos a la violencia y al odio”.

Por su lado, Sulle expresó: “Marra nos manda a trabajar y es justamente uno de los pedidos que venimos haciendo en cada una de nuestras movilizaciones en nuestros acampes: la necesidad de tener un trabajo formal, y no tenemos respuesta desde el Gobierno, ni del Ministerio de Desarrollo“.

Las dirigentes denunciaron que el MAPA “no se denomina Antipiquete” sino puntualmente “Antipiquetero”. Además, advirtieron: “No sólo apunta en contra de determinada forma de lucha, sino también en contra de aquellas personas que eventualmente ejercen ese derecho democrático y constitucional a la protesta social”.

En la denuncia, las Fierro y Sulle señalaron que el MAPA promovido por Marra “pretende avasallar los derechos constitucionales de un determinado grupo social: pobres y desocupados ‘piqueteros’”.

Recordaron, también, que el piquete fue adoptado por los sectores más vulnerables de la sociedad. Al respecto, agregaron: “Es un método de lucha para visibilizar lo que el poder busca esconder, es sacar a luz la situación crítica que viven millones. Ante la imposibilidad de parar la producción o un servicio se cortan calles o rutas para reclamar trabajo genuino que garanticen derechos elementales”.