jueves, julio 25

La jueza Ana María Figueroa, cercana al oficialismo, presidirá la Cámara de Casación

0
174

La magistrada fue electa por mayoría en un acuerdo general que se realizó hoy en el que se mantuvo al magistrado Mariano Borinsky como vicepresidente primero y a Daniel Petrone como vicepresidente segundo del tribunal.

La Cámara de Casación Penal tiene una nueva presidenta. Se trata de la jueza Ana María Figueroa quien reemplazará a Alejandro Slokar al frente del máximo tribunal después de la Corte Suprema de Justicia.

Se trata de un escalafón clave, que cuenta con varias definiciones pendientes sobre expedientes vinculados a la corrupción en la política.

La magistrada es considerada cercana al oficialismo y ha intervenido en causas que involucran a Cristina Kirchner. De hecho, a pesar de la Presidencia, debe resolver los expedientes “Los Sauces-Hotesur” y la firma del memorándum de entendimiento con Irán en el que la vicepresidenta fue sobreseída y la Fiscalía apeló para que esa decisión se revoque y se hagan los juicios orales.

Además de este cambio en la Sala I, habrá un cambió en la Sala II, donde regresará el juez Alejandro Slokar e integrará con sus colegas Jacobucci y Angela Ledesma.

Figueroa juró como jueza de Casación en 2011. Forma parte de la Asociación de Magistrados, pero a diferencia de sus colegas de la Sala I, apoya a la lista Celeste, que históricamente tuvo posturas más cercanas al kirchnerismo en la interna de los jueces.

Doctora en Derecho y en Ciencias Jurídicas y Sociales, Figueroa no viene de carrera judicial. Antes de llegar a la Casación era profesora de Derecho Constitucional de la Universidad Nacional de Rosario y ejercía como abogada.