La tirolesa estaba señalizada y no encontraron audio interno

0
350

Se constató que el cable de seguridad fue el primero que chocó el helicóptero.Hoy, antes del mediodía, estará el informe básico de la junta investigadora.

Camiones del Ejército retiran los restos del helicóptero de la zona del accidente para llevarlos al hangar de Aviación Civil. Javier Corbalán

Los cables de tirolesa en los que impactó el helicóptero que piloteaba Jorge Brito antes de estrellarse en el río Juramento estaban correctamente señalizados y la actividad de turismo aventura en ese sector contaba con la habilitación necesaria para llevarse a cabo.

La información fue confirmada anoche por el ministro de Seguridad, Juan Manuel Pulleiro, en diálogo con El Tribuno.

En el accidente ocurrido el viernes último, pasadas las 15, perdieron la vida el empresario y presidente del Banco Macro junto a su piloto personal Santiago Beaudean.

«Las tirolesas estaban habilitadas», confirmó el ministro y agregó: «Lo investigamos y había habilitación de la Autoridad Nacional de Aviación Civil, que había autorizado la instalación de los cables».

Pulleiro indicó, además, que «el jefe de la investigación, de hecho, me refirió que la línea de señalización (que es la que tiene las boyas de color naranja), es la primera que corta (el helicóptero), estaba tirada en el río y después se lleva puesto otro cable».

«De hecho, nosotros también las vimos en el río cuando hicimos el sobrevuelo de la zona», insistió y agregó: «El único cable que yo vi caído es el que va por arriba de todos los cables de la tirolesa. Arriba de todos esos y antes del dique, estaba la línea que es la señalización de la zona peligrosa: es un cable que lleva las bochas naranja, que identifican que en ese lugar no está permitido sobrevolar».

Luego, Pulleiro aclaró que ahora, «al no estar la línea de boyas naranja, es una zona donde va a estar prohibido el vuelo porque ya no cumple con las medidas de seguridad necesarias».

Agregó que la empresa que explota la tirolesa «también estaba habilitada a nivel del Ministerio de Turismo para la actividad que realizaba» y a nivel comercial por la Municipalidad de Coronel Moldes.

Sin registro de audio

Por otro lado, el funcionario provincial confirmó que el helicóptero, por sus características, no contaba con caja negra y que los investigadores no hallaron audios internos de la aeronave que les permita saber o, al menos, tener una aproximación más certera sobre qué ocurrió con el vuelo.

«Caja negra es un término genérico que consiste en varias computadoras que van registrando los datos; entonces, hay aeronaves que tienen registradoras de datos de motor; hay otras con computadoras de datos de vuelo, que transmite lo que es el panel de control y comandos del helicóptero; y, finalmente, la grabadora de voces, que este helicóptero ya se confirmó que no tenía. No quedó registrada la comunicación interna», aseveró el ministro de Seguridad.

Explicó, además, que «hay helicópteros que, por su simplicidad, que son la mayoría de los ligeros, no llevan caja negra; pero suelen tener registradora de motor y también datos de vuelo».

Hoy, el primer informe

Hoy, antes del mediodía, se publicará el informe básico, que es el primero que emitirá la Junta de Seguridad del Transporte (JST). En tanto que, en 30 días, estará disponible el informe preliminar.

Luego, para el informe final, se informó que habrá que esperar varios meses porque en el mismo intervienen laboratorios de terceros donde los investigadores oficiales no manejan los tiempos.

«Se envía la registradora de datos del motor, que es como una computadora que va registrando todos los datos, y eso va a un laboratorio que hace el descifrado y le devuelve toda la información; pero ese tipo de tareas no son inmediatas», advirtió Pulleiro en diálogo con este diario.

En este sentido, se supo que los investigadores de la JST, que trabajan en las pericias sobre el helicóptero, permanecerán en la provincia durante algunos días más para avanzar con la tarea.

Si bien se espera que hoy la Junta emita el informe básico sobre las causas probables del accidente, el ministro de Seguridad de la Provincia anticipó a El Tribuno que los expertos continuarán trabajando al menos «un par de días más en Salta».

«La Junta Investigadora, que son cuatro investigadores del Ministerio de Transporte de la Nación, trabaja en evaluación de accidentes aéreos y, a partir de ahora, se van a instalar en el taller del hangar de Aviación Civil para hacer tareas más minuciosas, con más equipos y trabajo más de laboratorio», anticipó Pulleiro.

El titular de la cartera de Seguridad reveló que los expertos “trabajaron el sábado durante todo el día en el río y mucho no pudieron hacer, más que tomas fotográficas y revisión del helicóptero colisionado, pero ahora van a empezar las tareas más minuciosas”, y sostuvo que desde el Gobierno “esperamos que el informe preliminar esté en 48 horas desde que empezaron a trabajar, que fue ayer (sábado) a la mañana”.
No obstante, anticipó que los investigadores “van a seguir trabajando acá un par de días más, no se sabe cuánto, pero nos pidieron el taller y una serie de requerimientos técnicos para contar con equipos para hacer peritaje”, por lo que “nos estamos apoyando en el taller de Aviación Civil del Gobierno de Salta”.

En Aviación Civil

Durante la jornada de ayer se completó el operativo para recoger y trasladar los restos del helicóptero en el que el viernes Jorge Brito y Santiago Beaudean se estrellaron en el río Juramento.
Las tareas se iniciaron muy temprano por la mañana y se extendieron hasta cerca del mediodía, cuando terminaron de levantar los materiales y disponerlos en los camiones para ser llevados hacia la capital salteña.
Antes del traslado de la nave, se recorrieron unos cinco kilómetros por la rivera del río para localizar partes que se podrían haber desprendido tras el impacto y que no hayan sido encontradas en una primera barrida del terreno.
Minutos más tarde, la caravana inició el traslado que se completó alrededor de las 18, cuando los camiones que trasladaron los restos de la nave llegaron al hangar que la Provincia tiene en Aviación Civil, donde lo dejaron para que los investigadores continúen las pericias.
“En todo el operativo de rescate de los restos del helicóptero en el río colaboró mucho el Ejército Argentino, que llevó el carretón, las máquinas viales y una grúa de gran porte para poder sacarlo del lecho del río”, explicó Pulleiro.
El ministro detalló que para facilitar la logística “nosotros cerramos las compuertas del dique, para poder trabajar sin agua, si bien era bajo el nivel del río”, y que de esta manera “trabajaron mejor y más rápido”.