Las cuatro razones por las que el dólar blue no deja de subir y hoy tocó un récord de $195

0
152

La divisa marginal subió cuatro pesos respecto al cierre del jueves, alcanzando un valor histórico, y la brecha cambiaria superó el 94%

La última rueda de la semana volvió a desarrollarse con la misma tendencia que las jornadas anteriores. En ese sentido, durante este viernes el dólar “blue” mantuvo el alza en sus operaciones y fue ofrecido a $195, un nuevo récord para el 2021 que iguala al anotado durante el mismo período el año pasado. Y la política no carece de responsabilidad en ello.

Es que a días de las elecciones y sin un panorama claro del Gobierno, el ámbito más libre de la economía, al estar por fuera de toda regulación, es gobernado únicamente por la ley de la oferta y la demanda. Es decir, que mientras los compradores superen a los vendedores, el precio aumentará. Aquí las razones de la tendencia alcista de la moneda paralela.

1- El dólar blue estaba rezagado

Tomando los valores inflacionarios y la consecuente disminución en la compra de dólares, el billete paralelo no había mostrado un salto tan brusco en lo que va de 2021. Es que a pesar de registrar en los últimos meses subas constantes, acumulando un 16,5%, lo hizo por debajo del 37% de inflación. Mientras tanto, el dólar “ahorro” controlado por el Banco Central creció 17,4%; los financieros contado con liquidación y MEP, avanzaron casi 28%.

2- Inflación, el pecado original

Cuando se esperaba cerrar el mes en un 3%, el mercado sorprendió al Gobierno con cincuenta centésimos por encima de esa cifra. Frente a este escenario, los pronósticos para octubre tampoco son alentadores, y por eso los ahorristas buscan cobertura. No resulta extraño entonces que, frente a la incertidumbre de cara a las elecciones, se registren movimientos alarmantes. Así lo explicó la economista María Castiglioni, de C&T Asesores Económicos a TN: “Muchas de las cuestiones que han tranquilizado las expectativas cambiarias, como el potencial acuerdo con el Fondo o que el Gobierno iría hacia un déficit más bajo y, por ende, hacia una menor necesidad de emisión, ya no están más. Hoy los anuncios son de más gasto público y son caldo de cultivo para alentar a una situación inestable”. La rueda seguirá girando en tanto el Gobierno siga sin encontrar una solución estructural, y los ahorristas vean en el dólar su capacidad de ahorro más factible, en lugar de invertir en bienes de capital.

3- Problemas de base

Federico Furiase, economista de Ank, habla de esa falla “estructural”. “El nivel de reservas del Banco Central es muy bajo y hay mucha incertidumbre. Todo eso desemboca en un mercado que se dolariza por donde puede”, apunta. De ahí la variedad de tipos de cambio que ya tocamos, al menos de oído.

A inicios de este mes, dice Fernando Marull, socio de la consultora FMyA, se endureció el cepo en el contado con liquidación y el MEP, y eso le sumó presión al paralelo.

“La nueva ronda de regulaciones hizo que muchas de las cotizaciones libres ya estén operando bien por arriba de los $190. El dólar Senebi llegó a operar en $200. El informal está arbitrando todas estas distorsiones, a las que se suman las mayores presiones dolarizadoras en la previa de las elecciones”, suma Lorena Giorgio, economista jefe de Equilibra.

4- Elecciones, la punta del iceberg

La incertidumbre política siempre tiene impacto en el plano económico. Naturalmente, las expectativas sobre la conducción del país son determinantes de ambas. Joaquín Waldman, jefe de investigación de Ecolatina, explica que el tipo de cambio en calendario electoral tiene que ver con que “el comportamiento de pisar el tipo de cambio en año electoral y que salte post-elecciones ya es conocido; por otra parte, porque van muchos meses en los que crece por debajo de la inflación y por último, por las regulaciones crecientes, que dan la pauta de que se ‘va complicando’”.