miércoles, agosto 10

Las pericias a los celulares de los rugbiers revelaron datos macabros

0
252
Altas fuentes ligadas a la investigación informaron acerca de la existencia de un video del ataque y un mensaje enviado al grupo de Whatsapp que compartían.
  • No escriban más que lo matamos“, fue el mensaje que uno de los diez acusados de matar a golpes a Fernando Báez Sosa envió al grupo de Whatsapp que tenían en común los rugbiers. La información fue obtenida por especialistas de la Policía Federal Argentina (PFA) que hicieron un peritaje sobre los teléfonos celulares de los diez jóvenes y revela que supieron lo que habían hecho antes de que la policía los detuviera, siete horas después del crimen.

    Según datos publicados por Télam, hay seis equipos en particular que resultan más difíciles de desbloquear para los especialistas. Son los de marca Apple, cuyo grado de encriptación dificulta el acceso a la información interna.

    Los seis teléfonos pertenecen a Máximo Thomsen (20) -uno de los acusados de ser coautor del homicidio-, Lucas (18) y Luciano Pertossi (18), Matías Benicelli (20), Alejo Milanesi (20) y Juan Pedro Guarino (19), siendo el equipo de este último un “7 Plus”, de color negro, con la pantalla astillada y una funda de los All Blacks.

    A pesar de que los resultados todavía no fueron completados y entregados a la UFI N°6 de la doctora Verónica Zamboni, existe otro hallazgo parcial. Dos altas fuentes cercanas a la investigación confirmaron que uno de los rugbiers filmó el ataque a Fernando con su teléfono, en alta resolución.

    Al momento, se desconoce si los rugbiers compartieron el video entre ellos, o si fue viralizado a personas fuera del grupo. Las fuentes apuntan a que está, al menos, en un aparato. La Policía Federal le comunicó a los investigadores de manera extraoficial del caso el hallazgo del video, que sería entregado en la jornada de hoy.

    Por lo pronto, quien lo filmó no sería ninguno de los jóvenes señalados por golpear a Fernando como Máximo Thomsen o Enzo Comelli, sino “uno de los co-imputados”, asegura una fuente de peso.