Lázaro Báez deja la cárcel y se instala en su lujosa casa de Ayres del Pilar

0
117
El Tribunal Oral Federal 4 autorizó al ex empresario kirchnerista a dejar la cárcel, tras una fallo de la Cámara Federal de Casación. Finalmente, el Tribuna Oral Federal 4 autorizó a Lázaro Báez a cumplir el arresto domiciliario en su lujosa casa de Pilar, sin haber pagado la fianza dispuesta. La Cámara Federal de Casación Penal emitió un fallo en el que se le concedió al empresario kirchnerista dejar el penal de Ezeiza, donde estuvo detenido con prisión preventiva por más de cuatro años.

Con las firmas de Mariano Borinsky y Javier Carbajo, se confirmó que la decisión de autorizarlo a que quedara detenido en su domicilio estaba firme y que debía ejecutarse. Los camaristas sostuvieron además que con el nuevo Código Procesal Penal, el tribunal no puede mantener a un acusado detenido cuando ni los fiscales ni las querellas se oponen a que deje la cárcel con prisión domiciliaria. Ni Abel Córdoba ni Javier De Luca, los fiscales que intervienen en este expediente, se habían negado a la salida de Báez en estas condiciones.

Pasadas las 15 horas, los jueces Néstor Costabel, Daniel Obligado y Jorge Luciani dispusieron el arresto domiciliario aunque cuestionaron el contenido de esa resolución: “No compartimos las críticas efectuadas por la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal a la resolución impugnada, siendo que la opinión de los suscriptos ya ha sido debidamente expresada en la resolución de fecha 4 de agosto pasado, a cuyas consideraciones nos remitimos por cuestiones de brevedad”.

En esa línea, el fallo agrega que “no existe otra posibilidad más que hacer efectivo el arresto domiciliario dispuesto por el Juzgado instructor, aun cuando hasta el momento no se ha depositado la caución real fijada”.

El empresario kirchnerista se instalará en su vivienda ubicada en el country Ayres del Pilar. Es una casa con techos de tejas, unos 250 m2 cubiertos, un lote de más de 800m2 y una pileta de 6×4. No es una casa lujosa, mucho menos dentro de ese barrio. Antes de la pandemia, el costo rondaba los 500 mil dólares.

La propiedad está a nombre de Badial SA, una de las empresas del emporio que manejó el Báez y hasta marzo debía $314.892 de expensas. La sociedad, sin embargo, tiene otros dos lotes (R33 y K1) que en total deben más de $2 millones por expensas, sumando los intereses.