Lázaro Báez sale de prisión tras cuatro años: pagará una fianza de $ 632,5 millones

0
110
La Cámara de Casación ordenó esta mañana que se vuelva a analizar la posibilidad de otorgarle la excarcelación u otorgarle prisión domiciliaria al empresario; el TOF 4 se inclinó por la prisión domiciliaria con tobillera electrónica A cuatro años de su detención, la Cámara Federal de Casación Penal anuló hoy un fallo que había rechazado excarcelar o conceder prisión domiciliaria al empresario Lázaro Báez y le ordenó al Tribunal Oral Federal 4 que resuelva otra vez sobre el planteo de su defensa. Horas después, el TOF 4 ordenó su prisión domiciliaria, previo pago de una fianza multimillonaria (632,5 millones de pesos).

El TOF 4 dispuso hoy que, además de la fianza y la tobillera, Báez deberá cumplir con otros dos requisitos: tendrá que entregar su pasaporte y presentarse cada 15 días ante el tribunal (como tiene prisión domiciliaria en la otra causa, los jueces deberán resolver cómo cumple con este requisito).

De esta manera, el dueño de Austral Construcciones seguirá desde su casa el procedimiento de la causa.

El empresario santacruceño está detenido desde 2016, cuando ordenó su prisión preventiva el juez federal Sebastián Casanello , que investigó el caso conocido como “la ruta del dinero k”, una causa en la que Báez es el principal acusado de un presunto lavado de más de 60 millones de dólares.

En esa causa Báez ya no cumple prisión preventiva. El caso por el que sigue preso -donde hoy se ordenó que deje la cárcel- es un desprendimiento de “la ruta del dinero k”, el caso “M&P”, que fue elevado a juicio oral por Casanello en diciembre del año pasado. En esta causa, donde a Báez se lo investiga junto a sus hijos y a una decena de imputados por inyectar dinero de empresas fantasmas en la firma Austral Construcciones, no se fijó todavía una fecha para el inicio del juicio.

La decisión del máximo tribunal penal federal del país se tomó porque el fiscal ante el Tribunal Oral Federal 4, Abel Córdoba, aceptó el planteo de su defensa. Los camaristas Javier Carbajo y Mariano Borinsky anularon el rechazo a la excarcelación firmado por el Tribunal y le ordenaron volver a resolver “con razones fundadas para demostrar la invalidez del dictamen fiscal” que avaló la morigeración de la prisión preventiva de Báez.

Además los camaristas remarcaron que la parte querellante en el caso, la Unidad de Información Financiera (UIF), “no se hizo presente” a la audiencia fijada para debatir la cuestión.