miércoles, abril 24

Legumbreros buscan plantar cannabis con fines terapéuticos

0
337

Hablan de encarar una reconversión agropecuaria y crear nuevas fuentes laborales.El proyecto incluye la investigación, producción e industrialización del cáñamo.

Legumbreros buscan plantar  cannabis con fines terapéuticos

Hojas de cannabis y frasquiitos con el aceite esencial que se extrae de las semillas.

La Asociación de Productores de Legumbres del NOA (APL) trabaja para lograr una reconversión agropecuaria produciendo cannabis en todas sus variedades, exclusivamente con fines terapéuticos.

Cabe señalar que la APL es, además, una institución que viene bregando por la solución a la problemática del sector agropecuario integralmente, desde hace muchos años, conociendo la realidad individual y colectiva de sus integrantes.

El presente proyecto busca trabajar conjuntamente con el INTA y la Universidad Católica de Salta. «Esto nace de la necesidad de diversificar la producción. Hoy la escala productiva local es extensiva, con granos como el poroto, el maíz o la soja que están siendo cada vez menos competitivos, principalmente entre los pequeños productores», señaló a El Tribuno Natalio Iglesias, vicepresidente de APL.

«Por eso nace esta iniciativa, que es la producción de cannabis que no tiene THC (tetrahidrocannabinol), también conocido como delta-9 tetrahidrocannabinol, el principal psicoactivo, ya que será destinado únicamente a fines medicinales», agregó.

Muy buenos dividendos

Respecto a los beneficios económicos que puede traer aparejada la producción del cáñamo, Iglesias destacó: «La producción inicial del cannabis puede dar la alternativa de dejar muy buenos dividendos por hectárea. Generalmente se cultiva en superficies pequeñas, se hace con riego o también de manera extensiva».

Pero la idea de la Asociación es ponerse a disposición para lograr, trabajando con el INTA, bajar las distintas variedades que hay de cáñamo para poder ambientarlas a la región, darles estabilidad, aprender cómo se cultiva y sus ciclos».

«De esa manera, lograremos que el día de mañana, cuando la producción se autorice en el país, Rosario de la Frontera y los productores que quieran hacerla tengan la alternativa de una oportunidad más de negocio», resaltó.

«Queremos estar dentro del cupo»

A su vez, explicó que «como el mercado es con cupo, nosotros queremos estar adentro de ese cupo y adentro del desarrollo de la investigación de la producción del cannabis en el país y en el norte argentino».

«Tucumán está muy avanzado en este tema y ya está firmando un convenio entre el INTA y productores de ahí, con el apoyo del Gobierno de esa provincia, para el desarrollo de la investigación, tal como queremos hacer nosotros».

El vicepresidente de APL, además, señaló otro de los motivos para su instauración: «Esto también nace por la baja rentabilidad del sector productivo, que nos impulsa a buscar una alternativa para los pequeños productores».

«El aceite de cannabis es demandado en todo el mundo y cada vez más. Su uso se extiende desde los niños hasta en los mayores, pero, sobre todo, queremos lograr que Rosario vuelva a tener una oportunidad productiva rentable, que sirva para que los pequeños productores asociados vuelvan a tener rentabilidad», destacó.

Quieren el apoyo del Gobierno provincial

El proyecto fue presentado en la última sesión del Concejo Deliberante. Al respecto, Iglesias señaló que “esta actividad será una apertura importante, siempre y cuando tengamos el apoyo del Gobierno. Para eso desde la Asociación hemos involucrado al Concejo Deliberante tratando de que este proyecto sea sancionado”.
Iglesias, además, contó que ya hubo charlas con el Ministerio de Agricultura de la Provincia, con el ministro Martín de los Ríos, con una favorable respuesta.
“Ahora hay que ver cómo se desarrolla la ley dentro de la provincia de Salta y las modificaciones para el uso de esta planta. Pero, más allá de eso, buscamos el apoyo de la Provincia, del INTA en la parte investigativa y el involucramiento de la Ucasal para hacer un trabajo en conjunto”, insistió el productor.
Por otro lado, subrayó que “una hectárea de cannabis rinde veinte veces más que una de poroto y en menor escala. Si se la hace con riego e intensiva, seguramente se logrará mejor producción y también más dividendos. Además, buscamos que la parte educativa se inicie conjuntamente con la investigación, para traer los diferentes materiales que hay para el cultivo de cannabis a Rosario de la Frontera”.
“Esperamos que de esta oportunidad que se presenta hagamos algo serio, concreto y que realmente se derrame en los sectores productivos que menos tienen. Esta será una manera del pequeño productor de poder autosustentarse”. 
Finalmente el vicepresidente de APL manifestó: “Esperamos que este proyecto tome un estado parlamentario serio”. 

f: El Tribuno