Los 21 gobernadores que firmaron el pacto fiscal pidieron suspender las PASO

0
197

El acuerdo prohíbe al interior endeudarse en dólares y hacer juicio por deudas a la Nación. La Ciudad de Buenos Aires mantiene su disputa con la Nación por la quita de fondos.

Gobernadores de 21 provincias acordaron este viernes avanzar en un pedido oficial al presidente Alberto Fernández para que se suspendan las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del próximo año.

Según coinciden, las primarias del 2021 se deben cancelar para ahorrar recursos en medio de la crisis y la pandemia de coronavirus.

La intención de los gobernadores de suspender las PASO se había vuelto pública en el último mes, luego de que el sanjuanino Sergio Uñac lo hiciera público en sus redes sociales.

“A través del diálogo y el trabajo conjunto con los sectores políticos, generemos los consensos necesarios para presentar un Proyecto de Ley destinado a la suspensión de las PASO para el año 2021”, dijo el 2 de noviembre Uñac.

El presidente Fernández agradeció a los mandatarios provinciales y dijo que lo importante “es trabajar juntos”. NA

El presidente Alberto Fernández encabezó ayer la firma del Consenso Fiscal 2020 con el respaldo de 23 de los 24 distritos del país, y agradeció a los gobernadores firmantes por entender que «lo importante es trabajar juntos, más allá de las diferencias políticas».

«Todos entendieron lo importante que es trabajar juntos y que, más allá de las diferencias políticas, lo más importante es trabajar por la gente», resaltó el jefe de Estado durante el acto que tuvo lugar en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada.

Allí estuvieron gobernadores y representantes de 23 provincias, menos de la Ciudad de Buenos Aires, ya que el mandatario porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se negó a firmar el acuerdo, en medio de su disputa con la Nación por los fondos de coparticipación.

Fernández afirmó que con la pandemia el Gobierno nacional y las provincias se enfrentaron a lo desconocido, pero lograron «tapar agujeros» para que el barco «no se hunda».

«Hemos debido enfrentar algo para lo que nunca nos habíamos preparado», señaló Fernández.

A la vez, afirmó: «Corrimos el riesgo de que el barco se hunda y fuimos capaces de tapar agujeros y no hacer agujeros en el fondo».

El Presidente remarcó el acuerdo y dijo que «la responsabilidad acá no es la que se hablaba años atrás, donde el concepto era ajustar, acá la responsabilidad es cómo se va a crecer».

Sin ajustes

«Cuando me hablan de que estamos promoviendo un ajuste para el año que viene yo me asombro, porque cuando miro el Presupuesto la inversión en obras se multiplicó por dos. ¿Dónde está el ajuste? Vayan y miren la barra de intereses de la deuda», aseguró.

En tanto, hizo un llamado a no «perder la oportunidad» de construir «una normalidad más justa, donde todos crezcan» por igual.

El mandatario estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ministro de Economía, Martín Guzmán; la directora de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

El acuerdo fue refrendado por los gobernadores y las gobernadoras de Buenos Aires, Axel Kicillof; Catamarca, Raúl Jalil; Chaco, Jorge Capitanich; Chubut, Mariano Arcioni; Corrientes, Gustavo Valdés; Entre Ríos, Gustavo Bordet; Formosa, Gildo Insfrán; La Rioja, Ricardo Quintela; Mendoza, Rodolfo Suárez; Misiones, Oscar Herrera Ahuad; Neuquén, Omar Gutiérrez; Río Negro, Arabela Carreras; Salta, Gustavo Sáenz; San Juan, Sergio Uñac; Santiago del Estero, Gerardo Zamora; Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Gustavo Melella, y Tucumán, Juan Manzur.

En tanto, lo rubricaron en representación de Córdoba, el vicegobernador Manuel Calvo; por Santa Cruz, el vicegobernador Eugenio Salvador Quiroga, y por Santa Fe, la vicegobernadora Alejandra Rodenas, mientras que por Jujuy lo había hecho más temprano el gobernador Gerardo Morales, que no pudo participar del acto central por razones de agenda.

También estuvo presente el gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, mientras que el mandatario de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, no pudo participar por recomendación médica.

Ambas provincias no firmaron el acuerdo, aunque manifestaron su apoyo, por no haber adherido al Consenso Fiscal 2017.

El acuerdo fija límites para la toma de deuda en dólares para promover el endeudamiento responsable y sostenible; suspende las demandas por el lapso de un año contra el Estado nacional a partir de la entrada en vigencia del pacto, e incluye el reconocimiento de que la coparticipación no es el vehículo de recursos para transferir servicios, competencias y funciones de la Nación a los distritos.

Concluido el evento, los gobernadores fueron invitados a almorzar a la Residencia de Olivos, un momento de distinción que realmente necesitaban después de un año muy duro en materia de pandemia y recesión económica.

Objetivo: aislar al jefe de Gobierno

Según señaló el ministro de Economía, Martín Guzmán, el acuerdo con las provincias permitirá contar con unos 70.000 millones de pesos para reactivar las economías locales.
En tanto, Alberto Fernández se dio el gusto de mostrarse en una foto junto a la mayoría de los gobernadores del oficialismo y de la oposición y cumplió su estrategia de aislar a Larreta.
Solo pareció enviarle dos mensajes a la grieta que impulsa la misma Casa Rosada con la Ciudad, cuando Larreta empieza a mostrarse como líder de la oposición de cara al próximo año electoral.
Apuntando a la administración porteña dijo que “tenemos la oportunidad de cambiar este país, depende de nosotros, no de otros”. Y agregó que “no quiero volver a la normalidad horrible, quiero que entre todos construyamos una normalidad más justa, donde todos crezcamos, no donde crezcan algunos y millones padezcan”, en un discurso en línea con las críticas a la diferencia de desarrollo de la CABA respecto a otras provincias del interior.
El Consenso Fiscal consiste en un acuerdo entre la Nación y las provincias en el que se contemplan aspectos relacionados con la coparticipación y el esquema de las distintas jurisdicciones.
Esta semana, en una tensa sesión y con votos más que ajustados, el kirchnerismo de Diputados avanzó con la ley que modifica el reparto de fondos que recibe la Ciudad en el marco del Convenio de Transferencia Progresiva a la Ciudad de Buenos Aires de facultades y funciones de seguridad.