LOS CINCO MINUTOS DEL ESPÍRITU SANTO🌾

0
274

LOS CINCO MINUTOS DEL ESPÍRITU SANTO🌾

08 de Junio

El Espíritu Santo no permite que vivamos una fe individualista, porque él nos inserta en un cuerpo místico, el cuerpo de Cristo que es la Iglesia, y nos regala dones para edificar ese cuerpo maravilloso donde todos somos importantes y donde nos necesitamos unos a otros (1 Corintios 12).
Mientras los criterios de este mundo nos invitan a pensar en nosotros mismos, a acomodarnos lo mejor posible, a desentendernos de los demás, a consumir, a comprar, a no participar, el Espíritu Santo quiere impulsarnos siempre a la unidad.
Su impulso divino busca que todas las cosas y todas las personas se vayan armonizando en una maravillosa unidad. Él es Amor que une personas. Por eso, en este año somos llamados a integrarnos un poco más en la Iglesia, a quererla más, a buscar nuevas maneras de sentirnos parte de ella.
Ya sabemos que eso no significa que tengamos que ser iguales en todo. El Espíritu Santo siembra dones diferentes por todas partes y como él quiere. Por eso, donde él actúa hay variedad, riqueza, novedad. Pero esos diferentes carismas que él derrama no nos enfrentan ni nos dividen, sino que se complementan, se armonizan, se enriquecen unos a otros, y nos llevan a valorarnos, a reconocernos, a estimularnos entre nosotros.
Seria bueno que frecuentemente pidiéramos la luz del Espíritu Santo para poder descubrir los carismas, las capacidades que él ha sembrado en cada uno de nosotros, para enriquecer a la Iglesia y al mundo con esos dones. Así podemos experimentar el gozo de ser fecundos, de regalarle algo más bello a este mundo, de hacer feliz a otro, de ayudarlo a crecer.
¿Qué te dio el Espíritu Santo para que ayudes a los demás a ser más buenos y más felices?

PILDORAS DE FE🌾

Suplico al Dios del eterno consuelo, al Dios de la Gloria y Poder, para que con sus ángeles pase su mano sanadora sobre todas las personas que en este momento están pasando por alguna prueba difícil en la enfermedad. Sánalos SEÑOR, por tu preciosa Sangre… Y a ti te digo: no permitas que el miedo gobierne tu vida, sé paciente, ten calma y paz, porque TODO TIENE SU MOMENTO bajo la sombra protectora de Dios ¡ÁNIMO!