LOS CINCO MINUTOS DEL ESPÍRITU SANTO

0
264

LOS CINCO MINUTOS DEL ESPÍRITU SANTO🌾

4 de Diciembre

El Espíritu Santo derrama alegría. Varias veces la Biblia habla del «gozo del Espíritu Santo» (1 Tesalonicenses 1,6; Romanos 14,17) y nos invita muchas veces a vivir alegres. Es voluntad del Señor que no vivamos tristes:

«No te abandones a la tristeza, ni te atormentes con tus pensamientos. La alegría del corazón es vida para el hombre, y le alarga los días. Distrae tu alma y consuela tu corazón. Aparta de ti la tristeza, porque la tristeza ha perdido a muchos, y de ella no se saca ningún provecho» (Sirácides 30,21-23).

San Pablo insistía: «¡Alégrense en el Señor!» (Filipenses 4,4). Alegrarse en el Señor es vivir la fe con gozo, reconociendo al Señor resucitado en cada momento. Nuestra existencia cristiana debería ser una fiesta permanente, en medio de nuestros problemas, porque en Cristo hallamos el verdadero sentido de la vida, el camino que nos lleva a buen fin, la verdad que nos ilumina por encima de todas las mentiras de la tierra, la vida más intensa.

Es la alegría que llenaba el corazón de Andrés cuando encontró a Jesús y salió a gritar: «¡Hemos encontrado al Mesías!» (Juan 1,41). Es la alegría de los discípulos de Emaús, que sintieron arder su corazón junto a Jesús y corrieron a comunicarlo a los demás (Lucas 24,34). Es la alegría de quién encuentra un tesoro y descubre que vale la pena cambiarlo por todo lo demás (Mateo 13,44).

Pidamos al Espíritu Santo que sane toda tristeza y nos haga conocer esa dulce alegría

PILDORAS DE FE🌾

Gracias Señor por este día. Tú eres un Dios de amor, de misericordia y de justicia. Eres Tú mi consuelo, Eres el Dios que salva y da la vida. Te ruego en este momento que apartes de mi corazón todo sentimiento de miedo y de derrota frente al futuro, dame tu seguridad y tu paz. Limpia mi corazón de todo sentimiento negativo y de toda emoción destructiva. Envía la abundancia de tu luz a mi vida para que me vea libre de toda equivocación. Que sea valiente, que pueda vivir sin angustias ni preocupaciones y con ganas de seguir luchando, sabiendo que a tu lado, nada me podrá faltar, nada podrá hacerme retroceder y nada me podrá derrotar. Amén.