miércoles, febrero 28

LOS CINCO MINUTOS DEL ESPÍRITU SANTO

0
151

LOS CINCO MINUTOS DEL ESPÍRITU SANTO💫

2 de Febrero

El que se empeña en encontrar su fortaleza, se va vaciando cada vez más por dentro, y va creando una horrorosa debilidad interior. Eso le hará experimentar
cada vez más el miedo, y la desesperación porque todo se le acaba. Al mismo tiempo, va creciendo un tremendo rechazo por todo lo que sea limite o dolor. Por eso, en realidad sufre mucho más por el miedo a la enfermedad que lo que sufriría por la enfermedad misma.
Pero el hombre lleno del Espiritu, que se deja llevar por la existencia con el impulso de vida del Espiritu Santo, está cada vez más vivo, y así pierde todo temor al desgaste y al paso del tiempo.
Cada vez experimenta una seguridad mayor, vive cada día más «gozo y paz en el Espíritu Santo» (Rom 14,17).
Por eso, el que ha ido creciendo con el poder del Espíritu Santo, cuando tiene cuarenta años no aceptaría jamás volver a los quince o a los veinte, porque no desea volver a la inseguridad, a los temores, a la fragilidad interior, a la inestabilidad afectiva de los años jóvenes. Prefiere la firme vitalidad que le ha ido dando el Espiritu Santo con el paso de los años, y «en la vejez seguirá dando fruto, y estará frondoso y lleno de vida» (Sal 91,15). Cada día que pasa es crecimiento, es adquirir una nueva riqueza que lo hace feliz.
Por eso ya no le teme al paso del tiempo, al desgaste. Al contrario, el tiempo que pasa le va dejando un tesoro, y sabe que cada desafío lo hará crecer más todavía en una vida que nunca se acaba.

PILDORAS DE FE💫

Tú, has sido llamado a vivir en la alegría, aún en medio de tantas dificultades, luchas y problemas No te dejes amargar, afligir o entristecer por nada que sucede en la vida, recuerda muy bien al Salmista: “El Señor está cercano a quien tiene el corazón herido” (Sal 34,19) Confiado en que Dios te acompaña, repite ahora: “Padre Dios, inunda mi vida con tu presencia, porque necesito de Ti. Hoy, Tú me harás feliz y eso es lo que quiero. Abre tu mano poderosa y lléname de tu bendición. Te entrego todas las situaciones que vivo y las que voy a vivir y todas aquellas en las que necesitaré de tu presencia protectora. Derrama fuego y fuerza sobre mi espíritu y hazme saber que siempre estás allí acompañándome”… El Señor siempre envía ayuda del Cielo en tiempos difíciles, por lo tanto, hoy, busca protección en Él ¡Dios no falla!