Los efectos negativos de saltarse comidas

0
86
Por qué no es recomendable hacerlo si se pretende bajar de peso

Uno de los errores más comunes entre los que comienzan una dieta es saltarse una comida. Si bien en un primer momento puede ser que se logre ese objetivo, a la larga puede que solo se logre retrasar la respuesta de la insulina ante la subida de los niveles de glucosa por estar en ayunas y contraer una diabetes.

Y por si esto fuera poco, puede traernos más kilos de vuelta de los que hemos perdido en un primer momento. Puede que si queremos perder esos kilos de más sea más interesante hacer más comidas al día que reducirlas.

Si estamos más de 3 horas sin comer, la insulina aumenta y la sensación de hambre que sentimos es mucho mayor. El organismo se ralentizará y reservará las grasas, siendo notable el efecto rebote. La recuperación del peso perdido será otra de esas consecuencias indeseadas, siendo mejor recurrir a otro tipo de dietas y procurar ser constante.

Otros de los riesgos es sentir debilidad, mareos e incluso llegar a sufrir bajadas de tensión. Y puede tener consecuencias más graves como llegar a deprimirte, sentir una gran ansiedad, cansancio, nauseas y sufrir estreñimiento. Una mala alimentación no llevará a perder peso, o quizás sí en un primer momento, pero después será encontrarse con problemas de salud, además de llegar a subir de peso.

Es por ello aconsejable acudir a un nutricionista profesional que confeccione una dieta adecuada nuestra complexión, estado de salud y, sobre todo, ceñirnos a un número de calorías y no saltarnos ninguna comida diaria.

Los expertos en nutrición aconsejan que hagamos unas 4 o 5 comidas diarias. Según los estudios, cuanto mayor es el número de comidas diarias que se realizan, mejor se regula la ingesta de energía que se precisa, perdiéndose peso. Una conclusión que es preciso matizar introduciendo el tipo de vida que llevamos como guía. Así, las personas muy activas o con un metabolismo rápido pueden hacer hasta 5 comidas al día. Los niños, deportistas o las personas con una vida con gran actividad entrarían en este grupo de 5 comidas diarias. Las personas sedentarias tendrían suficiente con efectuar tres comidas al día y siempre comiendo platos equilibrados y saludables que ayuden a mantener a bajar peso.

La falta de tiempo o de costumbre lleva a muchos a no desayunar o tomar desayunos breves y rápidos que no tienen ningún efecto positivo en la salud ni en el organismo. Al no hacerlo se incrementan las posibilidades de tener sobrepeso, además de incrementarse el estrés y generarse ansiedad y depresión.

Fuente: Biotrendies