martes, abril 16

Los medicamentos tuvieron un incremento de más del 100% en los últimos cuatro meses

0
66

La Confederación Farmacéutica Argentina alertó sobre los altos precios de los productos tras la desregulación del DNU, lo que ha llevado a una fuerte caída en el consumo.

En los últimos cuatro meses, los precios de los medicamentos en Argentina han aumentado más del 100%, según la Confederación Farmacéutica Argentina (CoFA). Este incremento ha generado una preocupación significativa en el sector, ya que ha resultado en una marcada disminución del consumo de medicamentos esenciales para la salud, estimada en un 17% en diciembre y enero.

Ricardo Pesenti, presidente de la CoFA, detalló que entre noviembre y diciembre los aumentos rondaron entre el 60% y el 80% y, aunque en enero y febrero se han desacelerado hasta un 12% y 10% respectivamente, siguen por encima del índice de precios al consumidor (IPC).

Presenti, además, sostuvo que se lo atribuyen a la desregulación del DNU que “toma a los medicamentos como una mercancía cualquiera y no como un bien social que debería ser”. “Considera a la farmacia como un comercio y no como una extensión del servicio de salud”, lamentó. Asimismo, expresó su preocupación por la situación ya que la falta de regulación podría llevar a un aumento en la compra de productos falsificados.

El presidente de la CoFA también remarcó que otro factor es la imposibilidad de las farmacias de atender a pacientes de obras sociales debido a los retrasos en los pagos, lo que ha impactado en la caída de las ventas de productos esenciales.

“Pasó en todos los países en los que hubo desregulaciones hasta un poco más de las que plantea el Presidente para la Argentina. En Chile destruyeron la industria nacional, el precio y la accesibilidad de la red”, sostuvo.

Y remarcó: “La farmacia tiene una particularidad que está hasta en pueblitos donde hay 400 habitantes. Las droguerías nos cobran el mismo precio a todas, pero esto tiende a destruir la red porque estos grandes grupos desconcentrados económicos manejan la distribución y a las farmacias independientes les van a llegar productos más caros”.

Ante esta situación, la CoFA está solicitando que la parte del DNU que aplica al sector farmacéutico sea derogada, y que la actividad vuelva a estar regulada “como fue siempre porque está definida como un servicio público y propio”. 

“Nadie lo consume por placer, sino porque lo necesita. Vos podes tener el mejor de los medicamentos, pero si la gente no accede no tiene sentido. Se busca que haya un equilibrio. Un sector productivo que exporta, que debe ganar dinero, pero en el que tiene que haber un precio regulado de alguna manera. Puede ser parte por el mercado pero no desregulado totalmente”, manifestó Presenti.

En esta línea, alertó respecto a la caída del consumo: “Terminó 2023 con 36 millones de unidades menos consumidas, ahora tenemos bajas en diciembre del 7% y en enero del 10% para un mercado que tiene que ser inelástico porque la gente no puede bajar la dosis”.

“En el 2001 tuvimos una baja, pero no de esta magnitud. Hoy la gente por ahí pregunta el precio y dice ‘bueno, me llevo la pastilla del corazón pero la del colesterol no’ y demoran consumo. En los 90 se hizo una desregulación de este tipo, se perdieron los controles y empezó a haber medicamentos falsificados. Todo eso se pone en riego, no hay medicamentos inocuos. Que sean con o sin recetas es por un tema de dosis”, completó