Los Pumas empataron 16-16 con Australia en el cierre del Tres Naciones

0
88

En medio de uno de los mayores escándalos en la historia de los Pumas por la viralización de tuits discriminatorios por parte de tres de sus jugadores, haber finalizado el Personal Tres Naciones empatando ante Australia es un gran logro.

La igualdad le permite a la Argentina finalizar en un muy valioso segundo puesto y finalizar con un triunfo (el primero en la historia ante los All Blacks), dos empates y una derrota. Es su mejor actuación global desde que en 2012 se sumó al torneo anual con las potencias del hemisferio sur. Hasta aquí, dos victorias y cuatro derrotas (en 2018) había sido su mejor performance.

El juego en este contexto queda en segundo plano. Se podrá decir que los Pumas volvieron a repetir errores en las formaciones fijas, la posesión de la pelota y la salida del campo propio con el pie. Que otra vez fue la defensa y el oportunismo lo que mantuvo en partido a los argentinos. No obstante, todo eso queda en segundo plano al lado de la entereza que mostró el equipo para superar la adversidad. Con esa base, pueden llegar lejos.

Incluso podrían haber ganado de haber aprovechado mejor la ventaja de siete puntos (16-9) con un hombre demás que dispusieron en los últimos 20 minutos, pero aún así no lograron hacer pie. Igualmente, el empate termina siendo más que meritorio para los argentinos.

El reparto de puntos, además, termina por confirmar el título para Nueva Zelanda, que sólo una goleada improbable de cualquiera de los dos podía evitar.

El inicio de los Pumas fue similar a los dos partidos anteriores. Durante 25 minutos, se vieron limitados a defender. No lograron salir limpiamente del propio campo, les costó mantener la posesión de la pelota (difícil de manejar bajo la intensa lluvia) y las formaciones fijas fueron endebles. Para peor, sufrieron la amonestación de Marcos Kremer. Pero la defensa fue más sólida que nunca (al orden le agregaron aún más agresividad) y aprovecharon la única que tuvieron: un penal de mitad de cancha levemente esquinado que Sánchez, en estado de gracia, acertó. El partido estaba 6-6.

Esta vez, no obstante, encontraron un aspecto del que aferrarse: el maul. Primero Miotti estiró la ventaja con un penal. Enseguida, después de un line-out dentro de los 22 metros defensivos, el maul propició un avance de muchos metros y puso a la defensa en retroceso. Felipe Ezcurra se filtró desde la base y habilitó a Bautista Delguy, que definió como él sabe hacerlo. Los Pumas se fueron al descanso en ventaja de 13-6 luego de un error de manejo sobre el final que costó tres puntos.

La lluvia se hizo todavía más intensa en el segundo tiempo y los Pumas siguieron bajo presión por la falta de obtención. Un penal en el scrum favoreció el descuento de los Wallabies, que siguieron jugando en ataque. La expulsión de Lukhan Salakaia-Loto sólo le dieron a la Argentina tres puntos a través del pie de Miotti (16-9), ya definitivamente en la cancha ante la lesión de Sánchez, pero no cambió la tónica del partido.

El asedio australiano le costó a los Pumas la amonestación de Paulos y, enseguida, el empate con el try de Hooper tras una sucesión de penales. Como en el partido pasado entre ambos, Reece Hodge tuvo la posibilidad de ganarlo con un penal sobre el final, pero otra vez falló bajo presión.

Los Pumas no vuelven a jugar, por lo menos, hasta julio (pandemia mediante). El próximo hito del seleccionado será el 14 del corriente, cuando se realice el sorteo del Mundial de Francia 2023. Ése es el objetivo. Si el rugby argentino logra ordenar el desorden fuera de la cancha, en Australia quedó demostrado una vez más adentro hay material para soñar en grande.

La síntesis

Australia 16: Reece Hodge; Tom Wright, Jordan Petaia, Hunter Paisami y Marika Koroibete; James O’Connor y Nic White; Michael Hooper (c), Harry Wilson y Ned Hanigan; Matt Philip y Rob Simmons; Allan Alaalatoa, Brandon Paenga-Amosa y Scott Sio.

Entrenador: Dave Rennie.

Cambios: ST Rob Valetini por Wilson; 10, Lukhan Salakaia-Loto por Simmons y Taniela Tupou por Alaalatoa; 16, Folau Fainga’a por Paenga-Amosa; 19, Agus Bell por Sio; 30, Jake Gordon por White; 31, Tom Banks por Koroibete; 34, Irae Simone por Petaia.

Argentina 16: Santiago Carreras; Bautista Delguy, Matías Orlando, Jerónimo de la Fuente (c) y Emiliano Boffelli; Nicolás Sánchez y Felipe Ezcurra; Facundo Isa, Rodrigo Bruni y Santiago Grondona; Marcos Kremer y Matías Alemanno; Francisco Gómez Kodela, Julián Montoya y Nahuel Tetaz Chaparro.

Entrenador: Mario Ledesma.

Cambios: PT 28m, Domingo Miotti por Sánchez (temporario). ST 16m, Miotti por Sánchez y Francisco Gorrissen por Bruni; 19, Lucas Paulos por Grondona (temporario); 24, Mayco Vivas por Tetaz Chaparro; 28, Juan Pablo Zeiss por Gómez Kodela; 34, Gonzalo Bertranou por Ezcurra.

Suplentes: José Luis González y Santiago Chocobares.

PT: 15 y 41m, penales de Hodge (Aus); 17, penal de Sánchez (Arg); 29, penal de Miotti (Arg); 35, gol de Miotti por try de Delguy (Arg).

Amonestado: 15m, Kremer (Arg); 27, Hooper (Aus).

ST: 10m, penal de Hodge (Aus); 20, penal de Miotti (Arg); 26, gol de Hodge por try de Hooper (AUS).

Amonestado: 26m, Paulos (Arg).

Expulsado: 19m, Salakaia-Loto (Aus).

Cancha: Westbank Stadium, Parramatta, Sydney

Árbitro: Ben O’Keeffe (Nueva Zelanda)