Los siete errores más comunes al teñirse el pelo

0
183
Qué tener en cuenta a la hora de hacerlo en tu casa

A la hora de teñirte, existen algunos errores que podés cometer y que atentan contra tu cabello. Tomá nota de siete de ellos y cómo evitarlos.

1. Evaluación incorrecta del color inicial

A muchas les resulta difícil determinar correctamente su propio color y lo califican como demasiado oscuro. Para que el resultado sea el deseado, es importante que el inicial del cabello sea el correcto. Sólo entonces una rubia mediana se vuelve realmente castaña avellana.

Así es como se evita este error: compará el color (ya sea teñido o natural) con las imágenes de los mechones que se muestran en la mayoría de los envases de tintes. Esta es una buena pista. Si el original no aparece ahí en ningún caso, buscá una alternativa. Si no estás segura, preguntá a tu peluquero de confianza cuál es tu color.

Si no estás decidida, en lugar de usar un color permanente, probá primero un baño de color, porque se te quitará después de 6 a 8 lavados. Si no te gusta el resultado, el color puede ser eliminado sin mucho esfuerzo y a corto plazo. Una buena alternativa entre el baño de color y el tinte es un teñido intensivo: dura de 6 a 8 semanas.

2. Error de coloración: las expectativas son demasiado altas

Si ser rubia alguna vez fue tu sueño durante mucho tiempo y te quedó naranja y teñido en trozos, claramente hubo varios errores.

Así es como se evita este error: se pueden obtener grandes resultados con productos de coloración de uso doméstico. Pero no todos los cambios pueden realizarse en tu propio baño. Los extremos requieren un análisis preciso de la estructura del cabello y un buen conocimiento de los procesos químicos que tienen lugar durante la coloración. Si te decolorás vos misma, corrés el riesgo de que el producto funcione durante demasiado tiempo (lo que causará un daño adicional al pelo) o demasiado corto (el resultado: naranja).

Por lo tanto, si querés mechas o cambios radicales, acudí a tu peluquero de confianza. Si solo querés cambiar tu tono natural por uno o dos tonos o sobrecolorar una raíz gris, podés hacerlo en casa.

3. Error de preparación: tomate tu tiempo para prepararlo todo

Al momento de teñirte quizás hayas olvidado cosas importantes como las pinzas, un peine y un reloj con cronómetro. Preparalo bien porque una vez que empezás con la mezcla, no hay tiempo para buscar, después de prepararlo tenés que aplicártelo inmediatamente.

Esta es la mejor manera: tomate tu tiempo para una buena preparación y asegurate de que las siguientes herramientas estén a mano:

– Pincel para teñir: facilita la aplicación, especialmente si sólo querés teñir las raíces.

– Pinzas para el pelo hechas de plástico y peine de puntas finas: permiten dividir y fijar las mechas individuales.

– Toalla y ropa vieja: así no dejarás una mancha de pintura en tu ropa favorita.

– Un reloj o la alarma del teléfono: ayuda a controlar el tiempo exacto de exposición.

– Vaselina: previene la decoloración de la piel.

4. Error de cantidad de tinte: asegurate de tener la dosis adecuada

Ya has preparado todo correctamente y ahora queda el último paso: la aplicación. De repente, te das cuenta de que no hay suficiente tintura.

En las raíces habías dosificado generosamente y ahora se está quedando corto para el largo de tu melena. La consecuencia puede ser la irregularidad del resultado, porque no todas las partes entraron en contacto con el producto por igual.

Así es como se evita este error: ¿tenés el pelo corto? Si es así no hay problema. Seguramente tengas producto de sobra. Pero si el largo es hasta los hombros, necesitarás dos paquetes para evitar el problema de aplicación. Mezclá el segundo paquete de inmediato para que puedas usarlo sin perder mucho tiempo.

5. Error de elección de tinte: ¿orgánicos o químicos?

Estabas muy segura de que habías elegido el color correcto pero de alguna manera el castaño claro que querías resultó ser bastante irregular. Sólo los diez primeros centímetros de raíz tienen el color correcto pero nada ha cambiado en el resto de tu melena.

Así es como se evita este error: los tintes naturales con henna o los extractos de cáscara de nuez tiñen según un principio de acción diferente al de los químicos. Algunos tintes naturales también contienen sales metálicas para intensificar el proceso de teñido. Esto en sí mismo no sería problema, pero el cabello que ha sido teñido una vez con tintes naturales, no debe ser tratado con tintes químicos después.

Esperá con la coloración química hasta que el pelo teñido haya crecido completamente o haya sido cortado. De lo contrario el resultado es impredecible, en caso de blanqueamiento puede incluso llevar a una coloración verde permanente.

​6. Error de coloración: teñí siempre todo el cabello, no solo las raíces

Cuando aparecen las primeras canas muchas empiezan a buscar un tinte y, si la mayoría del cabello ya está gris y tienen el pelo teñido de antes, comienzan la lucha contra las raíces. En principio, no hay problema en teñirlas en exceso.

Sin embargo, muchas cometen el error de teñir las raíces de un color diferente al que ya tenían, pero solo las raíces. El resultado entonces a menudo resulta irregular: las raíces tienen un color diferente al del resto del pelo. Por ello, siempre es mejor teñir por completo.

Así es como se evita este error: aplicá un poco de acondicionador de raíces a puntas, o en todas las áreas que aún tienen el color deseado. Envolvé el pelo en papel de film y esperá unos minutos a que el producto se absorba.

Luego aplicá el tinte con un pincel solo en las raíces. No apliques en los mechones y puntas hasta los últimos doce minutos del tiempo de aplicación. Esto refrescará tu color sin que sea demasiado fuerte. Enjuagá tu cabello después de que el tiempo de aplicación haya terminado y tratalo como se describe en las instrucciones.

7. No leer las instrucciones

“No es la primera vez que me tiño el pelo”, al menos eso es lo que pensaste antes y por eso no leíste las instrucciones cuidadosamente. Es raro que el resultado sea diferente al de la última vez. El cabello parece más dañado de lo normal.

Así es como se evita este error: Incluso si tenés una rutina de teñirte deberías leer las instrucciones siempre! Por un lado, te ayudará a no olvidar pasos importantes del proceso. Por otra parte, es posible que el fabricante haya cambiado la composición del agente colorante y, por ejemplo, reduzca el tiempo de aplicación. Si exponés tu cabello al color por mucho tiempo, no obtendrás el color que deseás.

Una última cuestión: no debés lavarte el pelo con shampoo antes de teñírtelo, sino solo con agua. El último lavado debería haber sido 1 ó 2 días antes.

Después de la coloración, usá un shampoo y un acondicionador especial para este tipo de pelo para que el nuevo color dure más y esté siempre brillante. También es importante suministrar nutrientes a la estructura del cabello después del tinte. Especialmente en verano, deberías usar un shampoo o productos de cuidado especial con filtro solar.

Fuente: En Femenino