Lula daSilva, en silencio:desazón en el kirchnerismo por la falta de apoyo aCFK, tras el pedido de condena de la fiscalía

0
109

El exmandatario de Brasil se encuentra en medio de la campaña presidencial y no se solidarizó con la vicepresidente

El pedido de condena de 12 años del fiscal Diego Luciani a la vicepresidente, Cristina Kirchner, no está teniendo la repercusión regional que el kirchnerismo esperaba ya que importantes actores regionales no se han solidarizado con la exmandataria en repudio a la “persecución judicial” como el caso de Lula da Silva y el presidente chileno, Gabriel Boric.

En cuanto al ex mandatario brasilero, su silencio es más notorio ya que tanto él como CFK siempre se han expresado apoyo mutuo en sus causas judiciales. Más aún, desde Brasil llegó apoyo pero no del líder del PT: el excanciller Celso Amorim y la ex vicepresidente Dilma Rousseff si expresaron su solidaridad explicita “pero ninguno de ellos es Lula”, comentan con algo de resignación desde el kirchnerismo a La Nación.

Desde el Frente de Todos y la Cancillería realizaron intensas gestiones con el círculo de Lula para que manifieste su solidaridad, aunque todavía no hubo resultado: “Le hablamos e insistimos de todas las formas posibles. No hubo caso hasta ahora”, reconocen al mismo medio. Sucede que el exmandatario se encuentra en el medio de una campaña electoral de cara a los comicios presidenciales, que se celebrarán en el mes de octubre, en las que se disputa los votos con el actual presidente, Jair Bolsonaro.

La corrupción y la influencia de los Gobiernos de izquierda son dos temas ampliamente instalados en la campaña por parte del mandatario y desde el PT, temen que un apoyo expreso por parte de Lula pueda afectarlo negativamente en su carrera a la presidencia. Desde el kirchnerismo no pierden las esperanzas pero no ocultan su lamento: “Alberto [Fernández] hasta lo fue a visitar a la cárcel antes de las elecciones de 2019. No entendemos bien que pasa, aunque es obvio que la campaña tiene bastante que ver”, reiteran desde otro despacho oficialista.

Además de Lula, tampoco se han expresado otros gobiernos “amigos”, como el Chile de Gabriel Boric  que tendrá elecciones locales este domingo. Si bien la relación no es carnal, como en el caso de Lula, también esperan un gesto desde Santiago que cada vez está más lejano. El Gobierno de Boric no pasa por un buen momento, con caída de imagen en las encuestas y un ascenso de los sectores de derecha, y se juega el futuro de su gestión en la reforma constitucional cuya aprobación pende de un hilo. Temas relacionados:Política