Mariel Fernández, de monotributista y “dirigente social” a intendente de Moreno y millonaria sin escalas

0
245
Pese a ser funcionaria pública, Fernández mantiene en secreto el salario que percibe como intendente del municipio Los inicios de Melina Mariel Fernández son modestos: nació el 12 de junio de 1977 y tiene 44 años, como experiencia laboral en el sector privado solo se le conoce un antecedente a los 18 años, en la mutual de transporte El Colmenar donde trabajaba en la recepción y vendiendo boletos para luego ya coordinar grupos de jóvenes en las colonias de verano. En el medio trabajo unos años en Imdel, dedicado a venta de plantas y flores y su paso de dos años por el Ministerio de desarrollo social de la nación, segun consigna Total News.

En paralelo a su pequeña experiencia en el sector privado, la actual intendenta de Moreno ya estaba trabajando en su carrera política: desde los 15 años a la fecha, siempre estuvo vinculada a los movimientos sociales y la política.

A pocos meses de asumir su cargo al mando de Moreno, Fernández mantiene en absoluto secreto el monto de su salario y al parecer tampoco existe ninguna declaración jurada de bienes propios o dentro de la sociedad conyugal.

El silencio que guarda sobre sus ingresos económicos genera aun mas dudas sobre como logró, a poco de asumir como intendente de Moreno, tomar posesión de un departamento de 120,000 dólares que consta de 90 metros cuadrados y una espléndida terraza propia de igual dimensión sobre la calle Nemesio Álvarez.

Según pudo saber Total News, la adquisición se habría hecho efectiva cerca del 15 de noviembre del 2019, es decir, pocos días después de asumir la intendencia del pobrísimo distrito de Moreno. De este departamento se la veía salir e ingresar permanentemente, precisamente del 4 piso y no de la repartición local de la Dirección Nacional de Migraciones que le sirvió de tapadera para tener un móvil de custodia policial permanente.

La escribanía Zannotto fue la encargada de formalizar el evento que a su vez es quien realiza todas las escrituras de la constructora Nueva Cepa SA, siendo su hermano, Emanuel, quien es el Secretario de Educacion de Moreno, quien llevo adelante todas las negociaciones en nombre de la Cooperativa Ayelen, cautiva del Movimiento Evita que comandan Mariel Fernández y su marido Eduardo “gringo” Castro.

La supuesta motivación de la adquisición esgrimida en un principio era que funcionarían las oficinas de la Cooperativa, pero curiosamente, el día de la firma, decidieron que el departamento quedara a nombre de la docente Elizabeth Fernández, hermana de Mariel Fernández. El monto en los papeles fue de 80.000 dólares, 40 mil menos que el real.

Durante los 4 años del gobierno anterior la ministro de desarrollo social, Carolina Stanley entregó siderales montos al movimiento Evita, al que pertenece Melina Mariel. Esta situación también se dio para con otras “organizaciones sociales”, que como la Evita, no rinden cuenta ni les es exigida desde el estado, ni antes ni hoy, por lo que hace posible la fuga de dinero váyase a saber para quien…o podríamos suponer para quienes.

El contrato social de la constructora data de 2015 y tiene como titular a un inversionista local llamado Santiago Manuel Etchepareborda. Ambas personas (física y jurídica), tomaron repercusión a fines del año pasado, cuando sendos decretos del ex Intendente Walter Festa, habilitaron a la empresa a construir un piso más en uno de sus emprendimientos, violando el código de zonificación, en el caso de Solares IV; y una mini ciudad de 600 unidades sobre la Ruta provincial 25 sin tener en cuenta el impacto ambiental y de infraestructura de servicios (Ciudad Barceló).

A días de dejar la intendencia Festa, el HCD ya adverso emitió una ordenanza exigiéndole al Intendente que paralice las obras de los dos emprendimientos. El ejecutivo de aquel entonces veto inmediatamente la ordenanza y la situación volvió a stand by. Los desarrolladores al ver que la posibilidad se estancaba, comenzaron a devolver el dinero de los primeros inversionistas; mientras que el tema atravesaba a la gestión de Mariel Fernández, que aún no ha tomado definición al respecto.

No se volvió a tener novedad del tema, hasta que hace unos meses surgió una especie sobre la que Mariel Fernández y su entorno habrían adquirido unidades al fideicomiso Grupo Zag, la misma referenciaba que se habrían comprado algunos apartamentos terminados y de pozo.

La información extraoficial sindicaría que se trataría de una inversión para esconder los fondos acumulados durante años provenientes del estado nacional hacia la organización Movimiento Evita. Se trataría de dos pisos completos (4 departamentos en uno y 3 en el otro); en los emprendimientos SOLARES y SOLARES 1, 2 y 3 de la localidad de Moreno, con ingresos sobre la Avenida Miero y sobre la calle Reverendo Padre Ansaldo 650, 651 y 653. El trato alcanzaría la suma de veinticinco (25) millones de pesos de adelanto más cuotas mensuales. Se tratan de unidades con un valor de mercado cercano a los ocho millones de pesos cada una.

Fuente: Total News Agency