Matías Almeyda quiso comprar vacunas para una ciudad entera pero no lo dejaron

0
318
El ex jugador de River Plate quiso comprar vacunas para los 55 mil habitantes de Azul, de donde es oriundo, pero le dijeron que de eso se encargaban los Estados Matías Almeyda reveló que tras la muerte de su padre por coronavirus intentó conseguir vacunas para inocular a toda la ciudad de Azul, de donde es oriundo, pero le dijeron que de esa tarea se ocupaban los Estados, a pesar de los dichos del propio Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien días atrás afirmó que no había ningún impedimento legal para que los privados comprasen dosis.

El ex entrenador de River Plate se encuentra dirigiendo actualmente al equipo estadounidense San José Earthquakes de la Major League Soccer (MLS). Cuando falleció su padre, el pasado 2 de marzo, no pudo ingresar al país para despedirlo. Luego del doloroso momento que atravesó la familia, Almeyda decidió poner en marcha los recursos que estuvieran a su alcance para donar dosis de vacunas contra el COVID-19 a la ciudad de Azul. Para ello, hace 20 días se contactó con “un político importante de Argentina” -cuya identidad no delató- pero la operación quedó trunca.

“Tenía los vínculos pero cuando hablé con este político me dijo que no se podía porque es un tema que lo manejan los Estados. No se puede a nivel privado hacer estas cosas. Es una lástima porque hay mucha gente que estaría dispuesta a invertir dinero para ayudar a la población. El sistema está hecho así, lo maneja el Gobierno. El día que se abra un poco todo esto, va a haber mucha gente que querrá colaborar, pero también va a haber mucho negocio. Es difícil y entendible. Una lástima”, se lamentó.

Soberanía sobre las vacunas, cuestión de estado

Según declaró Cafiero, “las provincias y la Ciudad de Buenos Aires pueden comprar vacunas por su cuenta y lo mismo los privados”. Entonces, si legalmente no hay obstáculos para las adquisiciones, ¿políticamente sí?

Almeyda contó a Radio Mitre que “quería pagar todas las vacunas, no me importaba lo que iba a costar. Si me quedaba sin lo que tenía no me importaba porque la pérdida de mi padre y muchos conocidos me dio mucha tristeza. Tenía todos los contactos para llevar las vacunas pero lamentablemente no se pudo”.

Además, recordó el escándalo del vacunatorio VIP: “Me dio mucha bronca que mi papá no se pudo vacunar en Argentina y gente que no se tenía que vacunar se vacunó”.

Incisivo, apuntó contra la política más general y le pegó al sistema tributario: “Azul tiene 55 mil habitantes y solo dos respiradores artificiales. Mi papá se murió y se podría haber evitado como también la muerte de mucha gente. ¿Cómo no voy a tener bronca? No culpo a la política de Azul ni al hospital, culpo al sistema que tenemos hace años que es un desastre. Creo que estamos distribuyendo los impuestos muy mal”, cerró.